La iglesia Católica cubana informó el jueves que esperan fieles de otros países del continente para la visita del papa Benedicto XVI y que los preparativos para recibirlo avanzan rápidamente.

"Nos hemos reunido hace pocos días la Comisión Central de representantes del Estado cubano y la Iglesia Católica y todo lo que conocemos es que (la preparación) va a muy buen ritmo", indicó monseñor José Félix Pérez, secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

El Pontífice, de 84 años, estará en la isla del 26 al 28 de marzo y visitará las ciudades de Santiago y La Habana.

Según el prelado, los altares gigantes para las misas en parques de las dos ciudades están casi listos y también está en camino a Cuba el "Papamóvil" que dejará ver al Pontífice por los recorridos en las calles de la isla, explicó el sacerdote.

Mientras se organizan a los peregrinos que vendrán sobre todo de Estados Unidos.

"Sé que van a venir muchos cubanos y norteamericanos, de momento tres aviones", dijo Pérez. Cada nave traerá unas 250 personas, agregó.

También viajarán feligreses y altos dignatarios de República Dominicana, España, México y Panamá, entre otros.

La agenda difundida hasta ahora no sufrió cambios y el papa será recibido en ambas ciudades por el presidente Raúl Castro --primero en Santiago-- y se reunirá con sus obispos.

Hasta ahora no se confirmó pero se especula con un encuentro con el ex presidente Fidel Castro de 85 años de edad y quien se retiró en 2006 debido a una enfermedad.

Benedicto XVI llegará a Cuba procedente de México y su visita no estuvo exenta de pronósticos sobre el impacto de su viaje en la política de la isla.

"Sabemos que una visita del Papa no se puede sustraer de análisis e interpretaciones políticas", dijo Pérez.

Cuando vino el Papa Juan Pablo II en enero de 1998 "eran muchísimas" las expectativas y especulaciones sobre el significado político de la visita, pero "en este momento" lo que resulta "destacable" son las palabras de "amor cristiano, de la reconciliación y la unidad entre los cubanos" que traerá Benedicto XVI, comentó el sacerdote.

La iglesia católica es minoritaria en la isla --cuya religiosidad popular se inclina más hacia las religiones sincréticas de que mezclan las tradiciones católicas y africanas-- pero su papel se incrementó en los últimos años al punto que la institución fue mediadora en 2010 del proceso de liberación de una cincuentena de presos políticos.

En diciembre pasado el presidente Raúl Castro anunció la amnistía a unos 3.000 presos comunes como saludo a la visita papal.