El gobernador de Maryland, Martin O'Malley, promulgó el jueves una iniciativa que legaliza el matrimonio entre homosexuales, ya permitido en otras siete regiones federativas de Estados Unidos.

El demócrata Martin O'Malley firmó el proyecto de ley una semana después de la aprobación final en la legislatura estatal. La ley comenzará a regir en enero de 2013.

Sin embargo, los detractores — apoyados por muchas congregaciones religiosas — esperan someter a votación la ley en un referendo durante las elecciones de noviembre.

"La libertad religiosa fue la razón para la fundación de nuestro estado y en el centro de la libertad religiosa está la libertad de la consciencia individual", dijo O'Malley poco antes de firmar la iniciativa. El gobernador se refería al origen del estado como una colonia británica que fue un refugio para los católicos.

Seis estados y el distrito de la capital nacional, Washington, ya reconocen a los matrimonios gay. El estado noroccidental de Washington también legalizó esas uniones con una ley que entra en vigencia en junio.

Maine legalizó las uniones entre parejas del mismo sexo en 2009, pero en ese mismo año fue el único estado que anuló una ley en ese sentido aprobada por una legislatura.

Unos 30 estados tienen enmiendas constitucionales que buscan prohibir el matrimonio gay, al definir matrimonio como la unión legal entre un hombre y una mujer.

Los simpatizantes del matrimonio gay esperan que los electores jóvenes apoyen no sólo su causa y que voten en noviembre por el presidente Barack Obama, ahora en busca de la reelección, como lo hicieron en 2008.

Obama respalda las uniones civiles, pero no ha apoyado el matrimonio entre parejas del mismo sexo.