La propietaria de una funeraria de Newark, Nueva Jersery, que se encargó de los servicios para Whitney Houston dijo que su empresa no tuvo nada que ver con una fotografía que ha sido difundida en la que el cadáver de la cantante se ve en un ataúd abierto.

Carolyn Whigham de Whigham Funeral Home y dos pastores dicen saber quién tomó la foto que se publicó en el diario National Enquirer. La funeraria y los pastores dijeron que no identificarán a la persona, pues eso es decisión de la familia Houston.

Whigham dijo el jueves al diario The Star-Ledger de Newark que su funeraria "no tuvo nada que ver en esta horrible traición". La propietaria respondió a lo que calificó como acusaciones de que ella o sus empleados estuvieron involucrados con la difusión de la imagen.

Houston murió el 11 de febrero en California a los 48 años. Whigham dijo que cree que la fotografía se tomó el 17 de febrero, un día antes del funeral.