Agentes antinarcóticos destruyeron alrededor de 4.000 plantas de amapola, de la que se elabora la heroína, que crecían en un cementerio, informó el jueves la policía.

"Un equipo de 10 policías hicimos el operativo de limpieza en el cementerio de Caranqui, las plantas crecían libremente. Destruimos unas 4.000 plantas que crecían sobre las tumbas", reveló un agente de la división antinarcóticos que requirió no ser identificado, por no estar autorizado para dar declaraciones.

Señaló que el operativo se realizó el miércoles en ese camposanto de la ciudad de Ibarra, 75 kilómetros al norte de la capital.

Añadió que "es común que en esta zona del país que esas plantas crezcan de forma silvestre".