Cindy tiene 23 años, viene de una familia rica de la ciudad norteña de Monterrey y se considera una "niña bien": educada, refinada, nada vulgar y muy a la moda.

Continuamente siente que el dedo del anillo, de bodas, le palpita y esto deja entrever su principal preocupación: casarse. Su angustia por no ser una solterona ha sido tal que la llevó a escribir un manual para que otras chicas lleguen tranquilas al altar.

Titulado "Cómo casarse tipo bien", el libro parece ser uno más en el mar de textos de autoayuda, pero se trata del primer libro del artista gráfico mexicano Ricardo Cucamonga, quien a través de su famoso personaje Cindy La Regia (regia por ser regiomontana) reflexiona sobre la sociedad contemporánea de México.

"Cindy es una bomba envuelta en celofán y perfumada. Su tipo de humor son asuntos que parecen muy banales, muy ligeros, pero si empiezas a hacerte una serie de preguntas posteriores vas encontrando cosas muy obscuras de cómo somos los mexicanos, cómo somos socialmente, cómo nos preocupa el status, cómo podemos ser también muy ignorantes, muy apolíticos y aguantadores de cosas que no deberíamos aguantar", dijo el autor el jueves a The Associated Press.

Por ejemplo, Cindy jugaba de niña a casar a su muñeca Barbie con un hombre de jengibre, según dice ella, a pesar de que él era moreno. Teme a "usar la misma ropa de fibras sintéticas de las testigas de Jehová" y asegura que "las amigas feas son un spa para la autoestima".

Publicado por Grijalbo y lanzado a mediados de febrero, el libro tiene una portada que emula el estilo de las revistas de moda. En su interior entremezcla tiras cómicas con textos cargados de ironía que imitan otros formatos populares, como tests, horóscopos y listados de lo que se debe o no se debe hacer en ciertas ocasiones.

"Hicimos una amalgama que fuera una burla de todos estos manuales, de todas estas reglas y secretos, de hombres de Marte y mujeres de Venus y estas revistas demenciales de 15 pasos para verte ideal, estas ideas de la panacea de las revistas de moda y añadirle este rollo (asunto) del status", dijo el autor.

Cucamonga, cuyo verdadero nombre es Ricardo Ariel Velderrain Castro, creó a Cindy en 2005 y ese mismo año publicó la primera tira cómica de la chica rubia en una revista alternativa de su natal Monterrey.

La popularidad del personaje creció tanto que Cucamonga decidió publicarla con mayor frecuencia en Internet, donde su éxito superó los límites locales. Con el tiempo varios diarios de circulación nacional e incluso revistas de moda se acercaron para tener en sus páginas a la rubia.

Cucamonga describió la creación del libro como un proceso "medio desquiciado", en el que exploró sus propios deseos y temores en la voz de Cindy.

"Fue una negociación constante con él (el personaje). Este libro también es un recuento de fallos personales, fallos con las parejas que he tenido ... No me había dado cuenta de todo esto hasta que empece a hablar a través de ella".

El caricaturista considera que más allá de las apariencias, en el mundo de Cindy, quien visualiza el guardarropa como un centro espiritual y al cuerpo como un medio para "pescar" al hombre ideal, hay todo menos superficialidad.

"Tiene varias capas, hay gente que se queda en lo superficial y hay gente que llega hasta abajo y ve la serie de planteamientos que quiero hacer", apuntó. "Es una forma de trabajar ansiedades sociales, ansiedades de status, ansiedades de depresión social".

El autor sabe que Cindy camina sobre una delgada línea del imaginario mexicano, pues toca temas tan delicados como la religión y el trato a la servidumbre que dan los ricos en el país.

"O la amas o la odias; los términos medios con este personaje no se dan. Mis lectores saben que se suben a un ring de box con Cindy. Se enojan, pero no la dejan de seguir", dijo sobre el humor de la chica.

A pesar de todo, Cucamonga prefiere que lo tachen de irreverente a limitarse por consideraciones: "Lo políticamente correcto asfixia las ideas. Busco con este personaje ir moviendo las ideas".

____

En Internet

http://www.cindylaregia.com/