Una mujer traduce del portugués al español una novela de su difunto esposo. Lo hace abrazada a una máscara de Beethoven. Es Pilar del Río. El texto, por supuesto, es de José Saramago.

Editorial Alfaguara anunció con bombo y platillo la publicación de la última novela completa de Saramago, "Claraboya", y la historia que envuelve a este texto es casi de película.

Una mañana de 1989 Saramago se afeitaba cuando recibió una llamada. Atendió el teléfono con la parte de la cara que ya tenía limpia: era de la Editorial del Diario de Noticias para informarle que habían encontrado un manuscrito suyo y querían publicarlo.

Se trataba de "Claraboya", un texto que en 1953 el autor entregó a la editorial portuguesa y del que nunca obtuvo respuesta.

"Se sintió muy humillado, él había puesto mucha carne en el asador, había dedicado muchas horas, es una novela ... muy fácil de leer, pero muy compleja, porque son muchos personajes", relató Pilar del Río en una videoconferencia en la que, desde España, se enlazó con periodistas en México, Chile, Colombia y Argentina.

"Le resultó muy humillante que no le respondieran", continuó. "Dijo, 'Bueno, si lo que tengo que decir no interesa a nadie, me callo'. Y estuvo callado durante muchísimos años".

"Claraboya" es la segunda novela del laureado Premio Nobel, quien la escribió cuando rondaba los 30 años y vivía en una Lisboa acallada por la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar.

Se trata de una mirada desde el techo de cristal de un edificio donde viven seis familias. En aquel entonces, el escritor vivía en la pobreza, estaba casado y tenía una hija.

"Es una novela donde aparece la música. Beethoven atraviesa todas las páginas del libro y sobre todo una máscara de Beethoven que Saramago debió de haber visto y que no pudo comprar porque no tenía dinero y lo pone en boca de un personaje. Eso lo vio cuando tenía 22, 23 años; cuando tenía setenta y tantos finalmente compró la máscara", dijo del Río.

"Cuando yo estaba acabando la traducción y al final, cuando vuelve a salir la máscara, tuve que bajar a buscarla y acabé la traducción abrazada a ella", confió la viuda del autor. "Ustedes van a entender por qué cuando lo lean".

La publicación de la novela está prevista para el 12 de marzo, más lo que tarde en llegar a las librerías de cada país.

Sobre su obra inconclusa, del Río indicó que buscará publicar "Alabardas, Alabardas. Espingardas, Espingardas", la historia que no terminó, tal vez como una edición de autor. Además, están a la espera de ser traducidas al español cuatro obras de teatro.

Saramago, quien pasó sus últimos años en España — en Lanzarote, Islas Canarias_, falleció el 18 de junio del 2010 tras una larga enfermedad. Tenía 87 años.

Para finalizar la videoconferencia, del Río contó que encontró una hoja con unos garabatos que el autor habría escrito en los años 50. Aunque desconocía por qué motivo, leyó una línea del manuscrito: "No dejemos que nuestros muertos mueran".