Los Cardenales de San Luis y el catcher puertorriqueño Yadier Molina lograron un acuerdo para firmar un contrato por cinco años y 75 millones de dólares.

El equipo anunció los detalles del contrato el jueves. El acuerdo entra en vigencia el próximo año y mantendrá a Molina con los Cardenales hasta la temporada de 2017.

También incluye una opción mutua por 15 millones de dólares para una sexta temporada.

El gerente general de San Luis, John Mozeliak, dijo que el equipo considera que Molina es el mejor receptor en Grandes Ligas, mientras que el director de la junta, Bill DeWitt Jr., lo catalogó como "un jugador franquicia".

El contrato convierte a Molina en el catcher con el segundo mejor salario en las mayores, sólo superado por Joe Mauer de los Mellizos de Minnesota (ocho años, 184 millones).

"Crecí aquí, me siento bien aquí", expresó el boricua de 29 años. "Mi preferencia era quedarme aquí".

"Estoy contento por ser un Cardenal por los próximos cinco o seis años. Quiero ganar otros seis campeonatos, esta es una gran organización", agregó el receptor, que el año pasado ganó su segundo título de Serie Mundial con San Luis.

Las negociaciones tomaron fuerza después que el agente de Molina, Melvin Román, llegó la semana pasada a la sede de pretemporada de los Cardenales. Román ha representado al catcher desde que firmó su primer contrato con San Luis en 2000, cuando fue elegido en la cuarta ronda del draft.

Ambas partes dijeron que fue más fácil negociar en persona.

"Todo el proceso fue muy fácil", comentó Román. "Trabajamos duro para lograrlo".

El ganador de cuatro guantes de oro ha jugado toda su carrera con los Cardenales, y 2012 era el último año de su contrato. Molina es considerado como uno de los mejores jugadores defensivos en las mayores, en cualquier posición, y el año pasado ganó un guante de platino en una votación entre los fanáticos.

Molina tuvo en 2011 la mejor campaña de su carrera con el bate, al conectar .305, con 14 jonrones y 65 remolcadas. Agregó 12 impulsadas en los playoffs, para ayudar a los Cardenales a conquistar la Serie Mundial.

Además, ha sido una figura constante detrás del plato, con un promedio de 138 partidos por temporada los tres últimos años.

"Está en el mejor momento de su carrera y estamos encantados por tenerlo", dijo DeWitt. "Es un jugador de elite, y además juega mucho. Ambos estábamos muy decididos a lograr esto".

Los Cardenales dijeron desde el comienzo de la pretemporada que estaban optimistas sobre la posibilidad de lograr un acuerdo. Molina llegó a los campos de entrenamiento decidido a conseguir el mejor contrato posible, motivado por la salida de su amigo Albert Pujols a los Angelinos de Los Angeles.

Molina es el menor y más talentoso de tres hermanos boricuas que han sido receptores en las mayores.