La policía antidrogas de Bolivia detuvo a una mujer acusada de hacer desaparecer un altar de adoración al demonio que los agentes hallaron en una casa de supuestos narcotraficantes detenidos en la ciudad oriental de Santa Cruz.

"La mujer debe aclarar qué paso con todos los objetos de adoración satánica", hallados en el domicilio, dijo el jueves el fiscal José Luis Bravo. "Tenía la instrucción de no modificar nada, ni permitir el ingreso de particulares", acotó.

La detenida era la cuidadora de la casa donde los investigadores encontraron un manuscrito invocando la protección de Lucifer para el envío de cocaína y contra la policía junto con velas de color negro y rojo con formas de cráneo humano, un amuleto que representaba al demonio y otros objetos, explicó el fiscal.

La detención de un boliviano y un brasileño con 32 kilos de cocaína en la frontera que intentaban ser enviados a Brasil el fin de semana llevó a la policía antidrogas a realizar allanamientos en Santa Cruz. En una lujosa casa equipada con cámaras de seguridad, se encontró el altar demoniaco.

"Se trataría de una organización de narcos integrada por un grupo familiar con nexos en Brasil", dijo Bravo a medios locales en Santa Cruz.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico, Coronel Fernando Amurrio, explicó que no es la primera vez que la policía halla objetos de adoración al demonio en sus redadas contra los narcotraficantes.