La organización Amnistía Internacional (AI) pidió el jueves al gobierno dominicano que se comprometa a reformar la policía para erradicar los "alarmantes" abusos y violaciones a los derechos humanos por parte de los agentes.

La organización recordó en un comunicado difundido en Santo Domingo que ha documentado desde 2005 "terribles niveles de abuso" policial, entre los que se encuentran "torturas y homicidios ilegítimos".

AI y otras cinco organizaciones locales, como la Comisión Nacional de Derechos Humanos, anunciaron que entregarán un documento con miles de firmas recolectadas en diversos países para exigir una reforma a la policía.

Los grupos también exhortaron a que los candidatos que participarán en las elecciones presidenciales del 20 de mayo incluyan en sus programas soluciones a "la urgente necesidad de reformar la policía" y que favorezcan el respeto a los derechos humanos.

Ramón Fadul, ministro de Interior y Policía, señaló que el informe sobre violaciones por parte de la policía sólo "busca desprestigiar al país".

Por su parte, el jefe de la policía José Armando Polanco dijo el jueves a periodistas que el cuerpo del orden trabaja para evitar que sus agentes violen los derechos humanos de la población y cuando eso ocurre, "sencillamente han sido separados de la institución".

Aseguró que en los últimos cuatro años cerca de 10.000 agentes fueron expulsados de la policía por haber cometido algún tipo de infracción.

Javier Zúñiga, asesor especial de AI, había explicado a la AP en una reciente entrevista que la reforma policial realizada a principios de la década pasada no eliminó la estructura militar de la institución y no erradicó las ejecuciones y las torturas.

Chiara Liguori, investigadora sobre el Caribe de AI, recordó el jueves que según los registros de esa institución, "los índices de asesinatos policiales y las alegaciones de tortura" en República Dominicana son "alarmantes".

El informe "Cállate si no quieres que te matemos", presentado en octubre por AI recopiló cientos de casos de abusos y ejecuciones extrajudiciales de supuestos delincuentes a manos de la policía.

La investigación indicó, con base en datos de la Procuraduría General, de la policía y en entrevistas a víctimas o sus familiares, que el 15,38% de los 13.899 homicidios registrados entre 2005 y 2010 correspondían a muertes a manos de policías.

En el 2011, la policía mató a 289 personas, frente a 260 del año anterior, indicaron AI y las otras organizaciones.