El español Nicolás Almagro navega en aguas familiares en Acapulco, donde el miércoles se clasificó a la ronda de cuartos de final del Abierto Mexicano de tenis por sexto año consecutivo.

Aunque se llevó un susto, Almagro enderezó el camino y finalmente doblegó al francés Benoit Paire 3-6, 6-3 y 6-4 en un partido que se prolongó por 2:15 horas.

"Fue bastante difícil, muy duro y yo sabía de la peligrosidad que iba a tener este rival", dijo Almagro en rueda de prensa. "En muchas partes del partido no hubo ritmo, fue una victoria trabajada que me da la oportunidad de seguir luchando".

Almagro, quien fue campeón en México en 2008 y 2009 y finalista el año pasado, sólo ha fallado en llegar a los cuartos de final en 2005, el año de su debut en Acapulco, cuando tenía 19 años de edad y sucumbió ante su compatriota Santiago Ventura.

"Me siento como en casa y siempre respaldado por el público, dentro y fuera de las canchas es algo increíble y yo voy a seguir luchando por todos ellos porque se merecen todo eso y más", afirmó Almagro, quien fue semifinalista en 2006 y llegó a cuartos de final en 2007 y 2010.

"Es suerte realmente, desde que he venido aquí me he encontrado un gran ritmo de competición, impresionante, pero estoy consciente de que llegaran los momentos en que no consiga tantas victorias y cuando eso pase habrá que tratar de seguir creciendo como hasta ahora", dijo Almagro.

Ahora el español, quien es el 12do jugador en el escalafón mundial, enfrentará a su compatriota Fernando Verdasco, quien domina su serie histórica de enfrentamientos por 4-2.

"Va a ser bonito e interesante, Fer es un grandísimo jugador y voy a tener que estar atento, voy a ver si soy capaz de llegar a las finales nuevamente", agregó el oriundo de Murcia, quien este año ganó el título número 11 de su carrera en Sao Paulo y la semana pasada alcanzó la final de Buenos Aires, donde cayó ante su compatriota David Ferrer.