Ricardo Teixeira ratificó que aún ejerce el poder del fútbol brasileño, al recibir el miércoles el apoyo de todas las federaciones locales y confirmó que se quedará al frente hasta el 2015.

A pesar de las protestas y los pedidos de que renuncie en medio de acusaciones de irregularidades en Brasil y el extranjero, una asamblea general convocada por Teixeira le ratificó al frente de la Confederación Brasileña de fútbol.

Teixeira ha presidido la CBF desde 1989. Tampoco dejará la presidencia del comité local de organización de la Copa del Mundo 2014.

Algunas federaciones locales habían dicho públicamente que querían que Teixeira diera un paso al costado, e incluso varias ya se habían peleado para escoger a su sucesor. Pero la CBF informó en un comunicado que todos los miembros apoyaron unánimemente a Teixeira.