El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó el miércoles una resolución para pedir a naciones del Golfo de Guinea en la costa occidental de Africa que realicen una cumbre y adopten una estrategia regional para combatir la creciente amenaza de la piratería.

La resolución fue adoptada de manera unánime dos días después de que el jefe político de la ONU, B. Lynn Pascoe, señaló al consejo que estaban aumentando los ataques de piratas en el Golfo de Guinea y se estaban volviendo más violentos, complejos y sistemáticos.

Citó a la Organización Marítima Internacional diciendo que ésta recibió 45 reportes de incidentes con piratas en el 2010 en los que estuvieron involucrados siete países del oeste y centro de Africa, 64 reportes en el 2011 involucrando a nueve naciones y 10 reportes en apenas los dos primeros meses del año en curso.

La resolución expresa "una preocupación profunda sobre la amenaza que representa la piratería y el robo a mano armada en el mar del Golfo de Guinea sobre la navegación internacional, la seguridad y el desarrollo económico de los Estados en la región".

Esta insta a los países del Golfo de Guinea a actuar rápidamente para implementar planes que aumenten la seguridad marítima, desarrollar leyes para prevenir y contener la piratería, así como procesar y castigar a los responsables del secuestro de embarcaciones.

El consejo alentó a Benin y Nigeria a extender su patrullaje marítimo conjunto más allá de marzo para que otras naciones afectadas por los piratas puedan continuar los esfuerzos para asegurar independientemente sus litorales.

Pascoe dijo que los países del Golfo de Guinea necesitan un frente unido, e instó a los líderes de las naciones del oeste y centro de Africa a realizar una cumbre este año tan pronto como sea posible.