Un tribunal federal de apelaciones oirá el jueves los argumentos presentados contra las nuevas leyes de inmigración en Alabama y Georgia.

El Tribunal Federal de Apelaciones del 11mo Circuito escuchará los argumentos de dos demandas separadas contra la ley de Alabama, una presentada por activistas de los derechos civiles y los derechos de los inmigrantes ilegales y otra por el departamento de Justicia federal. Un panel de tres jueces escuchará además los argumentos contra una nueva ley de Georgia que presentaron grupos activistas.

La Corte Suprema se dispone a escuchar en abril los argumentos del departamento de Justicia contra una ley similar de Arizona, la primera dirigida contra la inmigración ilegal. La ley fue impugnada por grupos activistas y el gobierno federal. Después que una corte federal bloqueó partes de esa ley, un tribunal de apelaciones mantuvo el fallo y Arizona apeló entonces a la Corte Suprema.

Se espera un fallo de la Corte Suprema en el caso de Arizona hacia mediados de año. No se anunció si el tribunal de apelaciones del 11mo circuito esperará a ese fallo antes de pronunciarse en los casos de Georgia y Alabama, ya que contienen disposiciones similares.

Otros cinco estados — Alabama, Georgia, Indiana, Carolina del Sur y Utah — adoptaron el año pasado variaciones de esa ley, aunque la de Alabama es considerada la más draconiana del país. Las cinco han sido recurridas por coaliciones de activistas de los derechos civiles y de los inmigrantes ilegales, mientras que el gobierno federal ha intentado bloquear las de Alabama, Carolina del Sur y Utah.

Los oponentes de las medidas sostienen que discriminan y fomentan la caracterización racial que en todo caso la inmigración es un tema federal que no debería ser gobernada por un conjunto de leyes estatales. Sus partidarios sostienen que los estados se han visto obligados a adoptarlas ante la desidia y negativa del gobierno federal a hacer cumplir sus propias leyes y a proteger las fronteras con la suficiente contundencia que frene la marea de la inmigración no autorizada.