Las automotrices General Motors y PSA Peugeot Citroen anunciaron el miércoles una nueva alianza para compartir plataformas de autos y poder adquisitivo.

Como parte de la alianza, GM comprará una participación del 7% en la compañía francesa. Peugeot quiere recaudar 1.000 millones de dólares (740 millones de euros) en capital fresco.

Las compañías buscan incrementar su eficiencia y competitividad en el mercado europeo.

La filial europea de GM perdió 700 millones de dólares el año pasado y la empresa dijo que está decidida a devolver ese sector de su negocio a los números negros.

Ambas empresas dijeron en un comunicado conjunto que seguirán vendiendo sus propios vehículos independientemente y en forma competitiva. El acuerdo significaría que podría ofrecer a sus proveedores contratos conjuntos por 125.000 millones de dólares.

"Esta alianza aporta tremendas oportunidades a nuestras dos empresas", dijo Dan Akerson, presidente y director general de GM. "Las sinergias de la alianza, además de nuestros planes independientes, colocan a GM camino de una rentabilidad a largo plazo en Europa".

El presidente y miembro del consejo de administración de PSA Peugeot Citroen, Philippe Varin, dijo que la alianza es "rica en su potencial desarrollo".

"Con el enérgico respaldo de nuestro accionista histórico y la llegada de un nuevo y prestigioso accionista, la totalidad del grupo se ha movilizado para obtener el pleno beneficio de este acuerdo", agregó.