China instó el miércoles a las potencias mundiales a que presten ayuda humanitaria a Siria, al tiempo que Beijing trataba de impulsar el campo diplomático mientras se opone a cualquier intervención armada en el conflicto.

Un portavoz del ministerio de relaciones exteriores de China dijo que el canciller Yang Jiechi destacó la idea de dar asistencia en varias conversaciones telefónicas sostenidas esta semana con el secretario de la Liga Arabe y los cancilleres de Arabia Saudí y Argelia.

China retó a las potencias de Occidente y a la Liga Arabe al unirse con Rusia a fin de vetar una resolución de las Naciones Unidas que contenía planes para poner fin al conflicto y una condena a la represión del presidente Bashar Assad contra las fuerzas de oposición.

A China le preocupaba que la resolución allanara el camino para que Occidente intervenga y derroque al gobierno autoritario tal como lo hizo en Libia.