El embajador de Chile en España, el ex senador derechista Sergio Romero, será investigado por un fiscal por supuestamente lucrar con una fundación que creó e hizo funcionar en la sede diplomática chilena en Madrid.

El abogado Eduardo Contreras, que actúa en nombre de organismos de chilenos que viven en Europa, dijo el miércoles que la Fundación Chile-España "se constituyó y funciona en la misma sede de la embajada de Chile en España".

En declaraciones a radio Cooperativa el abogado señaló que la actividad de un ente con fines de lucro en la sede diplomática "contraviene las normas sobre el uso y empleo de elementos de caudales públicos y esto está sancionado como delito en el Código Penal".

Inicialmente el funcionamiento del ente económico sería investigado por la Fiscalía Nacional de España, dijo Contreras, pero no pudo ser por la inmunidad diplomática que protege al político chileno.

Según el abogado, la situación también contraviene normas específicas de la Convención de Viena.

Romero, que creó la fundación en mayo del año pasado, negó la acusación, inicialmente denunciada por el diputado español Gaspar Llamazares.

"Como está recién constituida, mientras ellos (los miembros) encuentran un lugar, obviamente algunas reuniones se han realizado transitoria y temporalmente en la embajada", declaró.