Ministros de Relaciones Exteriores y de Comercio de Brasil y México decidieron continuar en una fecha posterior sus discusiones para resolver una disputa en torno al comercio de automóviles, informó el gobierno brasileño.

Los ministros celebraron un encuentro el martes para discutir un tratado de 2003 que libera el comercio automotriz, ante la preocupación brasileña de un creciente déficit en el sector. Las autoridades tenían previsto continuar dialogando el miércoles, pero luego decidieron retomar las conversaciones a la distancia.

Un portavoz de la cancillería brasileña dijo que "la reunión presencial prevista para hoy (miércoles) no se realizará más, pero el diálogo continúa fluidamente y al más alto nivel". El portavoz no se identificó por política de la institución.

Según la oficina de prensa de la cancillería brasileña, la expectativa es de concluir las discusiones "en los próximos días", en una referencia a que las dos partes podrían alcanzar un entendimiento esta semana.

La fuente recordó que en la cita, iniciada el martes, dos ministros mexicanos fueron recibidos en Brasilia por dos ministros brasileños para abordar el reclamo del país anfitrión sobre un repunte en su déficit en el comercio de autos.

"Estamos trabajando con la hipótesis de alcanzar un acuerdo", dijo el portavoz. "Si no hay entendimiento, la única salida es denunciar el acuerdo". La posibilidad de "denunciar" el tratado está prevista en el acuerdo entre los dos países y en la práctica significa cancelarlo.

Participaron del encuentro los ministros brasileños de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, y de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel. De México participaron la canciller Patricia Espinoza y el secretario de Economía, Bruno Ferrari.

Brasil comenzó a cuestionar el tratado con México luego de que el año pasado registró un fuerte déficit con su socio.

Brasil pidió a México renegociar el tratado luego de que en 2011 la importación de vehículos mexicanos creció 40% desde el año anterior a 2.000 millones de dólares, mientras Brasil vendió ese año 372 millones en autos y repuestos a México.

Los modelos que Brasil importa de México son los Nissan March, Tiida y Sentra, así como el Ford Fusion, el Fiat 500 y el Volkswagen Jetta.

Entre las iniciativas propuestas por Brasil para equilibrar el intercambio están la inclusión de camiones y autobuses en el acuerdo y el establecimiento de límites a la importación de autos libres de gravámenes.