El gobierno uruguayo dispuso la conformación de una comisión mixta con sectores empresariales con el objetivo de monitorear los problemas comerciales con Argentina, con denuncias de que el vecino país no cumple las reglas del Mercosur sobre libre comercio.

Tras una reunión del consejo de ministros el lunes, se decidió conformar una comisión especial para monitorear la situación integrada por los ministerios de Economía, Industrias y Relaciones Exteriores y los sectores privados involucrados.

"El objetivo es ir en el día a día, analizando los sectores más perjudicados por esas trabas y que se les ayude", dijo el martes la secretaria de la Unión de Exportadores de Uruguay (UEU), Teresa Aishemberg, a The Associated Press.

En los ministerios citados no hubo comentarios al respecto.

El presidente de la Cámara de Industrias, Washington Burghi, había sugerido que el gobierno denuncie ante tribunales comerciales las trabas que impone el gobierno argentino, pero la propuesta no fue bien recibida por el gobierno y en particular por el presidente José Mujica, quien siguió alentando las negociaciones como forma de superar la situación.

Sin embargo, Mujica admitió el domingo que las relaciones comerciales con la Argentina "están muy complicadas porque ellos adoptaron una política que puede desatar obstáculos".

Aishemberg sostuvo que "Argentina no cumple con las reglas del Mercosur y por eso es difícil presentar denuncias que, además, llevan un largo tiempo de análisis y decisiones. Otro tanto ocurre con (las medidas dispuestas por) la Organización Mundial de Comercio (OMC), que son de largo alcance".

Las trabas aplicadas por Argentina, una de las cuales es dilatar la entrega de certificados de importaciones, han causado preocupación en sectores industriales de Uruguay como el de vestimenta y alimentos, que vuelcan buena parte de su producción en el vecino país.

Las restricciones de Argentina fueron criticadas por contradecir los términos del Mercosur, el bloque aduanero formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que establece como norma básica el libre comercio. Chile y Bolivia son países asociados.

El comercio bilateral es deficitario para Uruguay, que exportó unos 500 millones de dólares en 2011 e importó desde Argentina por 1.000 millones de dólares.

Aishemberg indicó que una de las soluciones es abrir el mercado y citó a Colombia, Ecuador, Chile, Venezuela y Paraguay como destinos atractivos para las exportaciones uruguayas.