Estados Unidos criticó al enviado sirio por abandonar el martes una reunión de emergencia de Naciones Unidas sobre la crisis en su país, al decir que su salida y su furioso discurso posterior demostraron la naturaleza "ilusoria" del régimen del presidente Bashar Assad.

El embajador sirio a las Naciones Unidas en Ginebra, Fayssal al-Hamwi, acusó al Consejo de Derechos Humanos conformado por integrantes de 47 naciones de promover el terrorismo y prolongar la crisis en su país al sostener reuniones urgentes sobre la situación en Siria.

"Cualquiera que escuche al embajador sirio dirá que sus declaraciones tienen poco que ver con la realidad", dijo Eileen Chamberlain Donahoe, la representante estadounidense en el consejo de 47 naciones, a los reporteros.

"Creo que hasta cierto punto es una reflexión de lo que sucede con el régimen mismo de Assad, al realizar un referendo que es una farsa y una burla a los procesos democráticos cuando se encuentran en medio de una crisis humanitaria creada por ellos mismos", agregó. "Pienso que las declaraciones del embajador sirio resultan igualmente ilusorios".

Al-Hamwi abandonó el salón poco después de que la jefa de los derechos humanos de las Naciones Unidas pidió el martes un cese de hostilidades inmediato en Siria por razones humanitarias y que se permita la entrada de los monitores internacionales y brinde acceso irrestricto a las agencias de ayuda humanitaria a Homs y otras ciudades del país para la entrega de provisiones y la evacuación de enfermos y heridos.

"Estamos convencidos de que el verdadero objetivo detrás de la sesión de hoy es encubrir la violencia y asesinatos cometidos por grupos armados en contra de civiles inocentes", dijo el embajador sirio a los diplomáticos.

Al llamarla parte de "un plan preestablecido" al-Hamwi indicó que la reunión "pretende atacar al estado sirio y sus instituciones bajo el pretexto de necesidades humanitarias".

Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo que la comunidad internacional debe adoptar medidas para impedir que las fuerzas sirias continúes sus ataques contra los civiles, que según ella resultaron en "múltiples atrocidades".

"Debe haber una tregua inmediata por razones humanitarias para poner fin a la lucha y los bombardeos", dijo Pillay en una reunión urgente del Consejo.

Pillay mencionó el informe de una comisión de la ONU según el cual funcionarios del gobierno sirio son responsables "de los crímenes contra la humanidad" cometidos por las fuerzas de seguridad contra los miembros de la oposición. Entre los delitos figuran el cañoneo de civiles, fusilamiento de desertores y tortura de los detenidos. Algunos grupos de la oposición, igualmente, han cometido graves abusos, indicó la comisión.

La comisión ha recopilado listas confidenciales de funcionarios sirios que podrían ser encausados por las atrocidades.

Pillay reiteró su pedido de que el caso de Siria sea referido a la Corte Penal Internacional "ante la inmencionable violencia que ocurren de forma permanente".

"Más que nunca, los que cometan atrocidades en Siria deben entender que la comunidad internacional no permanecerá impasible ante semejante carnicería y las decisiones y medidas que adopten hoy a la larga no quedarán impunes", insistió la funcionaria.

Los miembros del Consejo se aprestaban a aprobar en las próximas una resolución de condena a "las violaciones generalizadas y sistemáticas y las libertades fundamentales por las autoridades sirias".

Un proyecto de resolución respaldado por muchas naciones árabes y occidentales dijo que el uso por parte del gobierno de artillería pesada y tanques para atacar zonas civiles han causado la muerte de miles de personas desde marzo.

_____

Frank Jordans en Twitter: http://www.twitter.com/wirereporter