La situación en Siria registra en las últimas semanas un rápido deterioro y precisa un alto al fuego humanitario de inmediato, señaló el martes la titular de la oficina de derechos humanos de la ONU.

Navi Pillay dijo que su despacho ha recibido informes de que las fuerzas militares y de seguridad de Siria han emprendido campañas de arrestos multitudinarios" en tanto que la ofensiva militar contra la oposición ha privado a muchos civiles de alimentos, agua y medicinas.

Pillay afirmó el martes en una reunión urgente del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que "centenares de civiles han perdido la vida desde el comienzo de la ofensiva (militar) más reciente que dio inicio a principios de febrero de 2012".

La funcionaria hizo un llamado a Siria para que ponga fin a toda la lucha, permita el ingreso de observadores en el país y conceda acceso sin restricciones a los diversos organismos de asistencia humanitaria.