Las autoridades de Malasia, un país preponderantemente musulmán, prohibieron el concierto del miércoles de la cantante Erykah Badu, debido a una fotografía en la que la artista luce en los hombros tatuajes con la palabra Alá en árabe.

El recital se realizaría en Kuala Lumpur, pero grupos musulmanes dijeron que la artista de R&B y ganadora del premio Grammy distaba de ser un ejemplo para la juventud malasia.

En una foto publicitaria, Erykah Badu tiene los hombros descubiertos y en éstos lleva lo que parecen tatuajes temporales de la palabra Alá (Dios) en árabe.

Una comisión gubernamental, que incluye a autoridades policiales y de política islámica, prohibió el espectáculo porque el arte en el cuerpo de Badu constituyó "un insulto al Islam y una ofensa muy grave", dijo el martes en una declaración el ministro de Información, Rais Yatim.

La foto de Badu "suscitó críticas del público que podrían poner en peligro la seguridad nacional y tener una repercusión negativa en la imagen del gobierno, agregó.

La cantante, de 41 años y oriunda de Dallas, ya había llegado a Malasia para su concierto. La artista podrá permanecer como turista pero no actuar en el país, dijo un funcionario del Ministerio de Información que solicitó el anonimato debido a que no estaba autorizado a hacer declaraciones a la prensa.

Razman Razali, director gerente de Pineapple Concerts, la empresa organizadora del espectáculo de Badu, expresó confianza en que las autoridades cancelen su decisión.

Badu se siente "preocupada y consternada", expresó Razman a The Associated Press. La artista tenía previsto hacer su presentación en un auditorio con cupo para 3.000 espectadores.

El concierto es el primero de un artista occidental que es prohibido en los últimos años en Malasia.

Otras estrellas, como Gwen Stefani y Avril Lavigne, habían recibido la recomendación de que utilizaran una vestimenta moderada en el escenario.