Perú expresó su molestia a Chile por el ingreso de militares chilenos a territorio peruano para hacer trabajos de prevención ante el deslizamiento de minas explosivas en la frontera como consecuencia de fuertes lluvias, informó el martes la cancillería.

En un comunicado, dijo que envió una nota de protesta a Chile el viernes último al detectar un día antes que personal militar chileno se encontraba en territorio peruano haciendo trabajos de señalización del curso del deslizamiento a fin de salvaguardar la seguridad de la población.

Informó que ello ocurrió entre el Hito Número 1 y la orilla del mar, y "que tratándose de un ingreso no autorizado de personal militar extranjero, el Gobierno del Perú ha entregado una nota de protesta al Gobierno de Chile el día 24 de febrero".

Precisó que se ha verificado que a la fecha ya no existe presencia chilena en esa área.

Asimismo, remarcó que en la nota entregada "se deja claramente señalado que las labores realizadas por efectivos chilenos no prejuzgan ni afectan la soberanía y jurisdicción del Perú ni el límite establecido en virtud del Tratado de 1929 y los trabajos de la Comisión Mixta de límites en 1929 y 1930".

Chile afirmó el mismo martes en un comunicado que tenía la obligación de adoptar las medidas establecidas por el derecho internacional "para evitar el ingreso de personas no autorizadas en el área de riesgo de su territorio, incluyendo los espacios marítimos adyacentes, en la zona próxima a la frontera común hasta donde hayan llegado los efectos del deslizamiento".

Reiteró su invitación a Perú "a continuar el intercambio y la coordinación entre ambos países fundados en consideraciones de vecindad, confianza mutua, urgencia y carácter humanitario, en cumplimiento de la Convención de Ottawa sobre minas antipersonal y demás normas aplicables".

El canciller peruano Rafael Roncagliolo dijo que ante la emergencia que ha significado el desplazamiento de minas a la frontera, y por una cuestión humanitaria, Perú reitera su disposición de cooperar con el gobierno chileno en las tareas necesarias para garantizar la seguridad de la población de la zona fronteriza.

La frontera peruano-chilena estuvo cerrada por tres días la semana pasada luego que intensas lluvias arrastraron desde la zona de la Quebrada Escritos hacia el mar más de 200 explosivos enterrados en la zona durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), cuando las relaciones con Perú pasaban por una severa crisis.