La oposición dominicana y organismos civiles consideraron el martes que el presidente Leonel Fernández mintió al informar en la víspera al Congreso que la economía creció 150% y Santo Domingo se transformó en un "Nueva York chiquito".

El ex presidente y candidato presidencial opositor Hipólito Mejía (2000-2004) consideró que la descripción económica que hizo Fernández del país es una muestra de que "siempre está divagando".

Pero también el candidato oficialista, Danilo Medina, dijo que el país descrito por Fernández es "muy diferente a la situación de calamidad que padecen los dominicanos cada día".

En su último informe de gobierno, Fernández aseguró el lunes ante el Congreso que en sus dos administraciones (2004-2008 y 2008-2012) se registró un crecimiento anual promedio de 7,1%, el ingreso per cápita aumentó 112,17% y la inflación se mantuvo en 5,9% cada año.

Durante ese periodo, el producto interno bruto (PIB) creció 150%, la deuda pública aumentó un porcentaje similar y el presupuesto público tuvo un incremento de más del 250%, según los datos del Banco Central.

El gobierno de Fernández "dejará una bomba de tiempo debido a la magnitud del servicio de la deuda", consideró el economista y ex director de la oficina de desarrollo humano de Naciones Unidas en Santo Domingo, Miguel Ceara.

Según Ceara, el aumento de la deuda pública de 6.585 millones de dólares en 2004 a 16.593 millones en 2011 tuvo "fines dudosos" y "poco impacto en el desarrollo humano".

El sociólogo Max Puig, ubicado según varias encuestas en un lejano tercer lugar de las preferencias electorales y quien renunció el año pasado como titular del ministerio de Trabajo, explicó que si bien la economía creció "la desigualdad social se ha profundizado" y el desempleo permanece en 14%.

Según Puig, los puestos de trabajo creados en los últimos años corresponden en su mayoría a conductores de mototaxis, empleadas domésticas y de salones de belleza con bajos salarios y sin acceso a la seguridad social.

La Coalición Educación Digna, que agrupo a unos 200 organizaciones civiles, criticó que pese a la pujante economía descrita por Fernández, el presupuesto para la educación básica y secundaria apenas alcance el 2% del PIB, "menos de la mitad de lo que manda la ley".

Las cifras oficiales muestran que hay un déficit de 24.000 aulas y de 5.000 profesores, destacó Maribel Hernández, vocera de la Coalición.

César Pina Toribio, ministro de la Presidencia, aseguró que el informe de gobierno está lleno de datos económicos verificables.