NUEVA YORK- Nadie le ha ganado a Floyd Mayweather Jr. en 16 años. Sin prestarle importancia a los pronósticos agoreros en su contra, Miguel Cotto quiere ser el primero en vencer al que muchos consideran uno de los dos mejores boxeadores del momento.

"Nadie es invencible", dijo Cotto el martes sentado en un trono en la tarima del famoso teatro Apollo de Nueva York para promocionar el combate de 5 de mayo en Las Vegas por el cetro superwelter de la AMB que ostenta el puertorriqueño.

"No es la primera vez que enfrento a un invicto y les he vencido", afirmó.

Mayweather, sin embargo, está en otra dimensión, dueño de una marca inmaculada en 42 peleas. Un peleador completo que ha ganado siete títulos mundiales en cinco divisiones diferentes, y que sólo es mencionado junto con Manny Pacquiao en la lista de los mejores púgiles libra por libra.

Su aureola de imbatibilidad es inmensa, al igual que su carisma.

Aunque el cetro que estará en disputa es el de Cotto, durante la presentación de la pelea se hizo evidente que Mayweather es quien marca la pauta. Fue el último que tomó la palabra.

Esto no incomoda a Cotto: "Eso no es problema ninguno. Lo que importa es que el 5 de mayo baje último del ring... Tampoco me preocupan las apuestas, las posibilidades las hago yo mismo".

Después de iniciar la gira promocional en Puerto Rico, Cotto y Mayweather se presentaron en el barrio neoyorquino de Harlem, en la misma tarima en la que el mes pasado el presidente Barack Obama cantó parte de la letra de "Let's Stay Together" de Al Green.

Un individuo con túnica roja tocó la trompeta mientras los boxeadores saludaban desde balcones opuestos. El rapero 50 Cent se acomodó al lado de Mayweather y su tío y entrenador, Roger.

Abierta al público, con una cola de gente que daba la vuelta a la cuadra, la rueda de prensa fue en extremo bulliciosa.

Mayweather suele fanfarronear mucho y ser provocador, pero hasta ahora no ha pronunciado una sóla frase despectiva hacia Cotto.

Mientras se refiere a Pacquiao como "Miss Pac Man", Mayweather resalta a Cotto con términos de admiración: "Quiero ser el mejor de todos los tiempos. Para eso hay que pelear con los mejores y él está en esa categoría", dijo.

Cotto le devolvió gentilezas.

"Mayweather no trata de aprovecharse de nadie, sólo buscó la pelea como tenía que hacer, el mejor reto posible", señaló. "El respeto es mutuo, él quiere mi título y subió de división. Eso es ser un boxeador de verdad, un auténtico campeón".

Esta será la última pelea de Mayweather antes de iniciar el 1 de junio una condena de 90 días de cárcel tras declararse culpable de violencia doméstica.

Si bien el favoritismo se inclina abrumadoramente a favor de Mayweather por su extraordinaria combinación de velocidad, defensa y potencia, el bando de Cotto considera que el desenlace favorecerá al boricua.

Mencionan la diferencia de edad, los 35 años de Mayweather contra los 31 de Cotto. Mayweather subirá de peso, a las 154 libras (69,9 kilos), lo que hace presumir que Cotto puede ofrecer más dificultades al estadounidense que en los welter. Además, Mayweather no ha peleado en este peso desde su victoria contra Oscar De La Hoya en 2007.

"Solamente hay que utilizar una buena táctica. Y Miguel Cotto tiene todas las herramientas técnicas, físicas y competitivas para poder vencerlo", dijo Pedro Luis Díaz, el entrenador cubano del actual campeón. "Floyd Mayweather tiene grandes virtudes, pero todo tiene su medicina".

Cotto quiso recordar la pelea por el título welter ante Shane Mosley en 2007, viéndola como el modelo a seguir dentro de tres meses. Mosley, quien entonces se encontraba en su mejor momento, era el favorito y sus condiciones técnicas eran similares a las de Mayweather. Cotto ganó por decisión.

"Creo que será una pelea como la que hice con Mosley. Tengo que salir agresivo y moverme bien", dijo Cotto.

La cartelera de mayo, que incluye un combate en el que el mexicano Saúl "Canelo" Alvarez defenderá su título superwelter del CMB ante Mosley, marca el alejamiento de Cotto de la promotora Top Rank.

Esta pelea está a cargo de las firmas de ambos boxeadores, además de Golden Boy Promotions.

Top Rank, según Cotto, le ofrecía una revancha con Pacquiao, con quien sufrió una de sus dos derrotas en su trayectoria de 38 peleas.

"Quería ir en otra dirección y Mayweather era lo mejor para mí, lo que más me convenía. Esto es un negocio", dijo Cotto. "A Top Rank le debo el boxeador que he llegado a ser, pero llegó el momento de irme por mi propia cuenta".

Cotto considera que su triunfo en diciembre ante Antonio Margarito, su único otro verdugo, le ha dado un segundo aire.

"Esa pelea me devolvió cosas que perdí luego de la primera derrota con Margarito, me devolvíó la confianza en mí mismo. Siento que estoy de vuelta", afirmó.