La comisaria europea sobre Cambio Climático dijo el martes en Brasil que la Unión Europea espera que la conferencia mundial sobre desarrollo sustentable Rio + 20 oriente al planeta hacia un modelo económico verde.

Connie Hedegaard indicó que la cita presidencial de junio en Rio de Janeiro debe arrojar resultados concretos para un modelo ecológicamente sustentable que incluya la eliminación gradual de subsidios a combustibles fósiles y un costo ambiental en el cálculo del producto interno bruto (PIB).

"La Unión Europea quiere que Rio + 20 marque un giro de paradigma hacia una economía más verde, un crecimiento verde. Después de visitar Africa y de conversar con delegados de varios países en Nueva York, mi impresión es que hay un enorme apetito internacional por que la economía verde sea uno de los resultados de Rio", dijo Hedegaard a periodistas.

La diplomática, quien representa a los 27 países de la UE en las negociaciones sobre cambio climático, llegó el lunes a Brasil para visitar proyectos de producción sustentable y conversar con altas autoridades ambientales y diplomáticas del país sudamericano.

Aunque aclaró que la cita de Rio no será un encuentro de negociación sobre clima, consideró necesario que los gobernantes que asistan al encuentro reconozcan que el cambio climático es uno de los mayores desafíos para el mundo, y por eso la cita debe apuntar a un nuevo modelo que ayuda a frenar el calentamiento global.

"Es importante que Rio + 20 no sea vista como una conferencia más. Tiene que haber resultados tangibles, tiene que definirse el cambio de paradigma con algunos elementos concretos como acceso a energía sustentable para todos para el año 2030 o duplicar la eficiencia energética", declaró.

Para la dirigente europea, el nuevo paradigma de desarrollo debe incluir una nueva manera de medir el PIB para incluir los costos ambientales, como el agotamiento de los recursos hídricos y la polución del aire, que a su juicio daría una idea más realista que la medición actual, que se limita a sumar la producción sin considerar su impacto ambiental.

También consideró necesario una eliminación gradual de los subsidios para los combustibles fósiles, que calificó como una forma de destinar recursos públicos a un tipo de energía que no es deseable por su poder contaminante.

"Existen formas de eliminar los subsidios a los combustibles fósiles que tome en cuenta las consideraciones sociales. Si queremos una energía más sustentable, tenemos que parar de subsidiar lo que no queremos y más bien premiar el tipo de comportamiento que sí queremos", dijo.

Hedegaard admitió que la declaración final de la conferencia Rio + 20 aún requiere mucho trabajo para alcanzar un pleno consenso, pero dijo confiar en que los diplomáticos brasileños podrán unificar los puntos de vista de los 193 países invitados al encuentro.

Anticipó que "varios" de los 27 gobernantes de la UE estarán presentes en la cita del 20 al 22 de junio, que se realiza 20 años después de la histórica Cumbre de la Tierra de 1992, que puso el tema ambiental en la agenda de los gobiernos del mundo.