Ecuador rechazó el martes la decisión del Tribunal de Arbitraje de La Haya que se declaró competente para conocer las demandas de la petrolera estadounidense Chevron contra el estado ecuatoriano, al cual acusa de no respetar los convenios de protección de inversiones.

En un fallo el lunes, ese tribunal se declaró competente "para proceder a la etapa de fondo de este procedimiento de arbitraje". La decisión del organismo internacional fue revelada a la prensa el martes por ambas partes.

El procurador general del estado, Diego García, en un comunicado aseveró que "estamos en desacuerdo con la decisión del Tribunal Arbitral que, equivocadamente, ha aceptado los argumentos de las compañías Chevron-Texaco para asumir competencia sobre una disputa en la que ... Ecuador no es parte, y más grave aún, para actuar como un tribunal que puede revisar las sentencias dictadas por el sistema judicial ecuatoriano".

En un comunicado, enviado desde San Ramón, California, Chevron aseveró que "sería aconsejable que ... Ecuador aproveche esta oportunidad para adoptar un camino más constructivo, en lugar de permitir que los abogados estadounidenses de los demandantes (de Chevron) continúen causando aún mayores daños, por los que, en última instancia, Ecuador podría ser responsabilizado".

Chevron presentó la solicitud de arbitraje en el 2009, argumentando que Ecuador violó obligaciones amparadas por el Tratado Bilateral de Inversiones y las leyes internacionales y que tampoco respetó un acuerdo de liberación de obligaciones ambientales suscrito con el estado en la década de 1990.

El 16 de febrero de este año, el Tribunal de la Haya también ordenó a Ecuador impedir la ejecución de la sentencia que dispone el pago de 18.200 millones de dólares, petición que fue rechazada por los demandantes ecuatorianos y por el Tribunal Provincial, el cual adujo que La Haya no tiene competencia en decisiones judiciales ecuatorianas.

En febrero de este año Chevron fue condenada por el Tribunal Provincial de Sucumbíos al pago de 18.200 millones de dólares para resarcir los daños causados por la contaminación con hidrocarburos ocurrida durante sus operaciones de Texaco entre 1972 y 1990 en la amazonia norte de este país. Texaco fue adquirida por Chevron en el 2001.

El juicio contra Chevron comenzó en 1993 cuando 88 ecuatorianos presentaron ante una corte federal de Texas una demanda por daño ambiental. En 1994, el mismo grupo presentó una demanda ante tribunales de Nueva York. Ambas cortes desecharon la demanda, que finalmente recayó en la corte de la provincia de Sucumbíos, que tardó 18 años en dictar la sentencia.

En la ciudad de Lago Agrio en Sucumbíos, 180 kilómetros al noreste de Quito, se encuentran los principales yacimientos petrolíferos del país, que entre 1972 y 1990 fueron operados por Texaco.