La cifra de muertos a consecuencia de una balacera en la cafetería de una escuela de Ohio aumentó el martes a tres, mientras compañeros de clase y residentes de la ciudad lidiaban con la tragedia y se preguntaban qué pudo haber detonado el ataque del adolescente.

El joven bajo arresto tras el ataque sangriento ocurrido el lunes en una escuela secundaria, T. J. Lane, compareció la tarde del martes ante un juez de menores.

Los acongojados residentes ofrecieron sus condolencias y plegarias a los familiares de los fallecidos y los heridos en la escuela secundaria de Chardon, un suburbio de Cleveland, a la que asisten 1.100 alumnos. Las tres víctimas mortales eran estudiantes.

"Esto se torna cada vez más trágico, toda la zona sufre, y rezamos a Dios para que nos de fuerzas, nos cure y cicatrice este penoso capítulo", dijo uno de los centenares de comentarios colgados en una página conmemorativa en Facebook.

Mientras tanto, la escuela ofreció asesoría sicológica a los estudiantes, personal y otros en las escuelas de la zona.

"No somos un lugar cualquiera, en Chardon", dijo el superintendente del sistema escolar de Chardon, Joseph Bergant. "Es un lugar común. Como ya hemos visto en el pasado, esto puede ocurrir en cualquier parte, y la prueba está en lo sucedido ayer".

Un hospital de Cleveland dijo que Demetrius Hewlin, que se hallaba en estado crítico, falleció el martes por la mañana. Poco después, el jefe de policía Tim McKenna dijo que Russell King Jr., de 17 años, había fallecido.

King fue uno de cinco estudiantes heridos cuando un individuo identificado por un abogado de la familia como T.J. Lane empezó a disparar el lunes por la mañana en la escuela secundaria de Chardon. King estudiaba energía alternativa en el cercano Centro Vocacional de Auburn, y al igual que las demás víctimas, aguardaba un autobús para su viaje de 15 minutos al centro. Otro estudiante, Daniel Parmertor, murió horas después de ser herido tras resultar herido en la balacera, que generó que varios estudiantes corrieran por los pasillos gritando y que los maestros cerraran sus aulas como lo han practicado en muchas ocasiones durante los simulacros.

El jefe de policía no aclaró el motivo de la balacera.

"Lo lamento no sólo por esa familia sino por todas las familias que están afectadas por esto", dijo McKenna. Describiéndose como un "chico nativo de la ciudad", agregó: "Chardon cuidará de Chardon".

Un alumno que presenció el ataque dijo que al parecer el atacante apuntó contra un grupo de estudiantes que estaban sentados juntos y que el muerto fue acribillado cuando trataba de refugiarse debajo de una mesa en la cafetería.

La familia de Lane lamenta "esta pérdida terrible para su comunidad", dijo en una declaración el abogado Robert Farinacci.

Funcionarios del FBI no formularon declaraciones sobre posibles motivos. McKenna dijo que las autoridades tienen mucho por hacer en la investigación.

Lane no era estudiante de la Secundaria Chardon, pero asistía a la cercana Academia Lake para estudiantes con problemas académicos y de comportamiento.

Farinacci, en representación de Lane y de su familia, dijo a la televisora WKYC-TV que Lane "es bastante solitario, pero sí tiene algunos amigos y nunca ha estado en problemas sobre nada, que nosotros sepamos".

___

Los periodistas de la AP Dan Sewell en Cincinnati, Julie Carr Smyth y Andrew Welsh-Huggins en Columbus, y el fotógrafo Mark Duncan en Chardon contribuyeron con este despacho.