El uso del agua y de las energías renovables no convencionales son el eje del plan de energía presentado el martes por el presidente Sebastián Piñera.

En un acto en la central hidroeléctrica de Chacayes en Machalí, 80 kilómetros al sur de Santiago, el mandatario dijo que el sustento de su plan es la eficiencia energética.

Piñera delineó los seis pilares de la estrategia energética para las próximas dos décadas, que incluyen el uso de la hidroelectricidad, de las energías no convencionales --como la eólica, mareomotriz y solar--, la construcción de una "carretera energética" para mejorar la distribución y abaratar costos y la interconexión con otros países latinoamericanos.

Dijo que hay que estudiar "cómo se puede compatibilizar usar el agua como energía, porque es natural, porque es renovable, porque es nuestra y al mismo tiempo proteger el medio ambiente".

"Tenemos que saber aprovecharlo con inteligencia y usarlo en beneficio del desarrollo. Estamos comprometidos con hacer de Chile una potencia hidroeléctrica", añadió.

Señaló que "si no ganamos la batalla por tener energía limpia y segura no seremos desarrollados".

Entre los principales proyectos de generación eléctrica en Chile figuran cinco centrales hidroeléctricas en Aysén, 1.800 kilómetros al sur de Santiago, de propiedad de la generadora de capitales italianos Endesa y de la local Colbún, que usarían, no antes de 15 a 20 años, las aguas de los ríos Baker y Pascua en la Patagonia chilena para generar 2.750 megavatios.

La aprobación en mayo de 2011 del proyecto conocido como Hidroaysén por parte de una comisión ambiental regional oficial originó multitudinarias protestas en todo el país, convocadas por grupos medioambientales, varios sostenidos económicamente por grupos extranjeros.