La misión de la firma privada de inteligencia Stratfor es ayudar a sus clientes a comprender mejor el mundo.

Pero el lunes el cibersitio WikiLeaks, especializado en filtraciones, fue el que dio a conocer inteligencia sobre Stratfor, al informar que tenía más de 5 millones de correos electrónicos de la compañía y los publicaría en colaboración con dos decenas de organizaciones internacionales de medios de comunicación.

La pequeña selección publicada hasta ahora en la página de WikiLeaks da un vistazo a la rutina diaria en el centro de investigación con sede en Austin, Texas, cuyos clientes van desde universidades locales a megaempresas globales.

Un correo describió un pago de 6.000 dólares mensuales efectuado a una fuente en Medio Oriente, otro traía algunos chismes revelados por un espía retirado y muchos estaban llenos de burlas ligeras de oficina de dudoso buen gusto.

Un examen inicial de los textos ofreció una mezcla de lo inocuo y lo vergonzoso, pero Julian Assange, el director de WikiLeaks, prometió material más explosivo en las próximas semanas.

"Lo que descubrimos es una empresa que es un Enron de la inteligencia privada", dijo Assange a los periodistas en el Club Frontline de Londres, en alusión a la gigantesca empresa texana de energía cuya espectacular bancarrota se convirtió en un famoso ejemplo de malas prácticas empresariales.

Assange acusó a Stratfor de canalizar dinero a informantes a través de paraísos fiscales en el extranjero, monitorear a grupos activistas en nombre de importantes empresas multinacionales e invertir con base en la información secreta.

Stratfor condenó la publicación, calificándola de "una violación deplorable, desafortunada — e ilegal — de la privacidad". La firma provee a sus clientes análisis político, económico y militar para ayudarles a reducir riesgos.

La empresa rechazó las acusaciones al decir que no hay nada inapropiado en la forma como maneja a sus informantes.

"Stratfor ha trabajado para construir buenas fuentes en muchos países en todo el mundo, igual a como lo haría cualquiera que publica análisis mundiales geopolíticos", informó la empresa. "Hemos hecho esto de forma franca y estamos comprometidos a cumplir los más altos estándares de conducta profesional".

El comunicado de Stratfor insinuaba que la compañía no hará más comentarios sobre las acusaciones de Assange.

"Una vez que nos robaron nuestra propiedad, no seremos víctimas por partida doble al someternos a interrogatorios sobre ellos (los correos)", afirmó el texto.

Se desconoce cómo obtuvo WikiLeaks los mensajes electrónicos. Assange se negó a responder el lunes las preguntas al respecto, pero Stratfor dijo que los correos parecen ser los mismos que fueron robados por ciberpiratas en diciembre.

Esa violación a la seguridad, que se adjudicó el grupo activista en internet Anonymous, dañó los servidores de la compañía y derivó en la revelación de miles de números de tarjetas de crédito y otra información.

___

En internet:

WikiLeaks: http://wikileaks.org/

Stratfor: http://www.stratfor.com/

___

Raphael Satter está en Twitter como @razhael