El negocio de puros cubanos dejó ventas por 401 millones de dólares en 2011, lo que equivale a un 9% más que el año precedente, aunque los empresarios del sector buscan estrategias para contrarrestar la crisis económica y un auge de las limitaciones legales a los fumadores.

Ana López, directora de Marketing de la firma Habanos, dijo que el incremento registrado en la venta de puros está consonancia con la de otros artículos suntuosos cuyas ventas subieron en un 10% a nivel mundial. Uno de los factores que incidió en la mejoría de las ventas fue la comercialización en China de los cigarros.

López y los directivos de la compañía encabezaron el lunes la apertura del XIV Festival Internacional del Habano, un foro anual en el cual se mezclan actividades de negocios, un desfile glamoroso de personalidades atraídas por el cigarro y la pasión por los puros isleños de aficionados del mundo.

"Exceptuando a Estados Unidos... Habanos representa en 80% de la cuota del mercado mundial confirmando la posición como líder del mercado de los puros hechos a mano", agregó López.

Habanos S.A, una compañía mixta conformada entre Altadis, con sede en España aunque de propiedad británica y la estatal cubana Cubatabaco tiene vedado el acceso para su producto en Estados Unidos debido a las sanciones de ese país contra la nación caribeña desde hace más de 50 años.

La firma comercializa exclusivamente las 27 marcas de puros isleños en el mundo, entre las que se encuentran Romeo y Julieta, Montecristo, Cohiba y Partagás, entre otras.

Los mercados más destacados el año pasado fueron España, Francia y China, seguidos de Alemania, Suiza y Líbano. Por regiones la de mejor desempeño es Europa Occidental, seguida de América y Asia-Pacífico, se informó.

Para el 2012 las previsiones de la firma son conservadoras.

"Creemos que va a ser un año (2012)...complicado para nosotros, pensamos que va a haber un mantenimiento de las ventas a nivel mundial", comentó el vicepresidente de desarrollo de la firma, Javier Terrés, quien no ofreció estimados.

Incidirá de manera negativa, explicó Terrés, la presión fiscal sobre los cigarros en algunos países y las reglamentaciones contra el hábito de fumar en lugares cerrados o públicos generalizados en todo el planeta.

"Vendemos nuestro productos en 150 países y eso permite compensar las bajadas y subidas de unos con los de otros", comentó Terrés.

De todas maneras Habanos S.A tiene algunas estrategias para enfrentar tanto la crisis como las leyes anti-tabaco. "Tenemos que adaptarnos", indicó Terrés.

En esta dirección por ejemplo uno de los productos estrellas que será presentado durante el Festival se llama "Petit Churchills" de la marca Romeo y Julieta, un cigarro tan grueso como los de su tipo pero mucho más corto para ser fumado en menos tiempo.

El Festival del Habano contara este año con 1.500 participantes y cerrará sus puertas 2 de marzo con su habitual subasta de exclusivas vitolas.

Entre tanto tendrá una feria y exposición comercial, seminarios de expertos, clases de torcido a mano y la visita del actor de Hollywood, Jim Belushi.