La NASA no se está dando por vencida con Marte, pero tendrá que postergar las misiones al planeta rojo y hacerlas a menor precio, informó el lunes.

Semanas atrás, el presupuesto del presidente Barack Obama canceló las misiones robot a Marte que Estados Unidos y la Unión Europea efectuarían en forma conjunta en 2016 y 2018. Ahora los principales funcionarios científicos de la agencia dicen estar esforzándose por generar un plan a mediados de año para una misión a menor costo en 2018.

Las oportunidades para aprovechar el 2018 son mejores que nunca, dijo John Grunsfeld, director científico de la NASA. En ese año Marte estará más cerca de la Tierra, algo que sólo ocurre cada 15 años. Ello permite ahorrar combustible y enviar más equipo.

Las autoridades de la agencia que se reunieron el lunes con científicos indignados parecían tener la intención de salvar un programa afectado por algunos de los recortes más profundos a la ciencia en el presupuesto del presidente. Hasta este mes, la NASA había estado aumentando sus ambiciones por ir a Marte.

Mientras tanto, a mediados de este año, el Curiosity, el vehículo no tripulado con tecnología más avanzada de la historia, se posará cerca del ecuador marciano en busca de los elementos químicos que permiten la vida. Mientras más estudian Marte los científicos, más cerca están de responder si alguna vez hubo vida microbiana allí, una pista a la interrogante fundamental: ¿Los seres humanos somos los únicos con vida en el espacio?

Hace dos años, Obama visitó el Centro Espacial Kennedy y dijo que ir a Marte era más prioritario que volver a la Luna. Quería que hubiera astronautas allí para mediados de la década de 2030.

Pero luego se cancelaron las dos próximas misiones y el más ambicioso vuelo a Marte que se hubiera efectuado hasta la fecha, uno que la Academia Nacional de Ciencias respaldó como la principal prioridad en el Sistema Solar.

Ese era un plan para recolectar piedras marcianas y traerlas a la Tierra. Ahora eso "no es una opción" dado el presupuesto actual, dijo Grunsfeld.

Después que el Curiosity llegue en agosto, la próxima misión de la NASA para posarse en Marte está probablemente a cerca de una década de distancia, señaló Grunsfeld.

Para los científicos, el mensaje de la Casa Blanca parece sencillo: adiós a Marte.

Si el programa de Obama es aprobado como está en el borrador, "en esencia ello representa el fin del programa de Marte", dijo Phil Christensen, investigador del planeta rojo en la Universidad Estatal de Arizona. Es como decir "acabamos de volar el Apolo 10 y ahora vamos a cancelar el programa Apolo cuando estamos a un paso de llegar" a la Luna.

___

En línea:

Programa de la NASA para Marte: http://mars.jpl.nasa.gov/

___

Alicia Chang reportó desde Pasadena, California. Está en Twitter como http://twitter.com/SciWriAlicia .

Seth Borenstein puede ser contactado en http://twitter.com/borenbears