Rusia acusó a Estados Unidos y sus aliados occidentales de apoyar las revueltas de la Primavera Arabe en base a sus propios intereses y expresó su firme rechazo a una intervención militar en Siria.

En un artículo publicado el lunes en el diario Moscow News, el primer ministro Vladimir Putin calificó de "cínica" la imposición de sanciones por parte de Occidente en contra del gobierno del presidente sirio Bashar Assad.

Insistió en que tanto el gobierno como las fuerzas de oposición deberían dejar las ciudades para detener el derramamiento de sangre.

Putin defendió el veto de Rusia y China contra la resolución de Naciones Unidas que condenaba la ofensiva de Assad contra los manifestantes.

El primer ministro ruso aseguró que Moscú no permitirá que se repita lo ocurrido en Libia, donde los ataques aéreos de la OTAN ayudaron a que los libios terminaran con el régimen de Moammar Gadafi.

Asimismo, advirtió sobre cualquier ataque en contra de Irán al decir que las consecuencias podrían ser "catastróficas".

Por su parte, el ministro de relaciones exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo el lunes que la conferencia de la semana pasada en Túnez fracasó en lograr el fin del derramamiento de sangre en Siria.

Lavrov lamentó que la conferencia de los "Amigos de Siria" no "contribuyera a crear las condiciones que alienten a todos los sirios a comprometerse con el diálogo político".

Rusia y China boicotearon la conferencia, en la cual se exhortó al presidente sirio Bashar Assad a que ponga fin a la represión de su régimen contra las protestas antigubernamentales que han durado casi un año.

Según grupos activistas, casi 7.500 personas han perdido la vida en los 11 meses que ha durado la agitación política en Siria.

A principios de mes, Moscú y Beijing vetaron una resolución de la ONU que condenaba la represión en Siria.

Moscú censuró a los organizadores de la conferencia en Túnez porque no invitaron a los representantes del gobierno sirio y los acusaron de alentar a la oposición siria a que continuara la lucha y rechace el diálogo.