El líder senderista conocido como "Camarada Artemio" fue traslado el lunes bajo fuertes medidas de seguridad hasta una prisión de máxima seguridad, donde purga cadena perpetua desde 1992 el máximo cabecilla y fundador del grupo subversivo Sendero Luminoso, Abimael Guzmán.

"Artemio", cuyo nombre es Florindo Eleuterio Flores Hala, fue llevado en una ambulancia desde las oficinas de la Dirección contra el Terrorismo de la Policía, donde estuvo en los últimos cinco días, a la Base Naval de El Callao, donde cumplen penas de cárcel también otros importantes mandos rebeldes, y el ex asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos.

El fiscal Marco Guzmán, titular de la Cuarta Fiscalía Supraprovincial, denunció el lunes formalmente a Artemio por delitos de terrorismo agravado y tráfico lícito de drogas y señaló en declaraciones a la prensa que el proceso contra el líder senderista se iniciará en unos 120 días.

Según ha adelantado la fiscalía, le espera a Artemio una condena de cadena perpetua.

El senderista es acusado de numerosos atentados contra las fuerzas del orden, así como asesinatos selectivos de autoridades y pobladores a los que acusaba de "soplones".

Flores Hala, de 50 años, fue capturado el 12 de febrero en la selva, luego de ser herido de bala por un hombre de su entorno que había sido captado por la policía a cambio de una recompensa.

El líder subversivo pasó 10 días en el Hospital de la Policía recuperándose de las heridas que tenía en el abdomen y en las manos.

Artemio era el último de los miembros del Comité Central de Sendero Luminoso que quedaba en libertad, y desde la caída de Guzmán en 1992, se había refugiado en el valle del Huallaga, en la selva central, una de las principales zonas productoras de hoja de coca, donde él y unos 150 hombres a su mando brindaban seguridad a narcotraficantes locales a cambio de dinero.

Sendero Luminoso asoló Perú con una ola de violencia terrorista entre 1980 y principios de los noventa cuando fue neutralizado con la captura de Guzmán.

Tras la caída de Artemio, el gobierno ha dicho que redirigirá sus esfuerzos a la captura del "Camarada José", quien comanda huestes de remanentes senderistas que operan en el valle del Río Apurímac-Ene, en el sudeste del país, donde también han incursionado en el negocio de la droga.