El Parlamento alemán aprobó el lunes un paquete de rescate por 130.000 millones de euros (173.000 millones de dólares) para Grecia después de que la canciller Angela Merkel advirtió que sería irresponsable permitir que la nación helénica cayera en bancarrota.

Los legisladores alemanes votaron 496 a favor y 90 en contra, con cinco abstenciones sobre el nuevo paquete.

Se esperaba una amplia mayoría a favor, a pesar de que la ayuda financiera a Atenas nunca ha sido popular en Alemania.

El rescate es el segundo para Grecia en menos de dos años, e incluye nuevas medidas de austeridad para Grecia y grandes pérdidas para los inversionistas privados que adquirieron bonos griegos.

Antes de la votación Merkel, dijo a los legisladores que "nadie puede garantizar un 100% de éxito" al plan de rescate.