La fiscalía de Río de Janeiro acusó a los jugadores brasileños Emerson y Diguinho de estar involucrados con una banda de contrabandistas que ilegalmente importó un automóvil BMW desde Estados Unidos.

Los fiscales quieren formular cargos contra los futbolistas por contrabando y lavado de dinero.

Dijeron que los nombres de ambos surgieron en la investigación sobre una banda que ilegalmente compraba autos en el exterior para luego venderlos en Brasil.

De ser encontrados culpables, los jugadores se exponen a sentencias de entre cuatro y 14 años de cárcel.

Un magistrado federal analizará la evidencia antes de decidir si se deben formular los cargos.

Emerson es un delantero que juega para Corinthians, mientras que Diguinho es un volante de Fluminense.

Ambos negaron haber cometido un delito y aseguraron que la compra del BMW se hizo de manera legal.