Los ministros del Exterior de la Unión Europea aumentaron el lunes la presión para que el régimen de Siria detenga la represión contra los opositores mediante el congelamiento de las cuentas de varios funcionarios del gobierno sirio y con sanciones sobre el banco central del país.

También prohibieron la compra de oro, metales preciosos y diamantes provenientes de la nación y restringieron el ingreso de los vuelos de carga sirios a la Unión Europea.

La UE ha impuesto varias tandas de sanciones a Siria, como la congelación de activos de 100 personas y 38 organizaciones, y pretende la interrupción de los envíos de equipo para los sectores petrolero y de gas en el país.

A la fecha, las sanciones de la UE han tenido escasas repercusiones en el régimen del presidente sirio Bashar Assad. Los grupos activistas afirman que unas 7.500 personas han muerto durante los 11 meses que ha durado la agitación política en el país.

Al salir de la reunión, el canciller francés Alain Juppe opinó que la imposición de nuevas sanciones será efectiva como parte de un más amplio esfuerzo para presionar al régimen de Assad.

"Por supuesto no será suficiente, pero es un nuevo paso", dijo.

Los cancilleres han reconocido al Consejo Nacional Sirio, uno de los dos principales grupos de la oposición, como un interlocutor legítimo, agregó Juppe. Pero reconoció que hay otros elementos que se oponen al gobierno de Assad y dijo que es importante presionar a la oposición para que se organice más.

Juppe agregó que es "una prioridad absoluta" el acceso de ayuda humanitaria a quienes lo necesiten en Siria.

Los nombres de los funcionarios sirios sancionados el lunes se darán a conocer el martes en el diario oficial de la Unión Europea.

__________________

Don Melvin está en Twitter como @Don_Melvin