El yerno del rey de España se presentó ante la corte el domingo por segundo día consecutivo para un interrogatorio sobre supuestos acuerdos fraudulentos.

Iñaki Urdangarín, duque de Palma, no ha sido formalmente acusado de un delito, aunque es investigado para determinar si utilizó su posición acomodada para conseguir lucrativos acuerdos para una fundación sin fines de lucro que encabezaba y después desviar parte del dinero para beneficio personal.

Urdangarín no habló el domingo con los periodistas, pero su abogado Mario Pascual Vives informó que el duque no estaba preocupado de que el juez José Castro le hubiera preguntado sobre el dinero que supuestamente se desvió a una cuenta en el extranjero.

Bajo la ley española, el juez decide si el proceso judicial cuenta con suficiente evidencia para presentar cargos contra el duque.