FORT MYERS, Florida, EE.UU. - El manager Bobby Valentine prohibió el consumo de alcohol en el camerino de los Red Sox de Boston la próxima temporada.

La orden, anunciada el sábado, impide tambien beber en el último vuelo de regreso en las giras.

La decisión fue tomada despues de que Boston tuvo un derrumbe histórico en septiembre y no clasificó a los playoffs, mientras según reportes de prensa algunos abridores de los Red Sox tomaban cerveza en el camerino en los días que no lanzaban en vez de apoyar a sus compañeros en la caseta.

La prohibición del alcohol es una de varias reglas que Valentine impuso en su primera temporada al mando de los Red Sox y las notificó con los propietarios del equipo a su lado en una reunión en la mañana del sábado antes del primer entrenamiento del plantel completo en la pretemporada.

"Eso es simplemente lo que he hecho siempre, salvo cuando estaba en Texas, creo", dijo Valentine al preguntarle sobre los motivos de la decisión. "Me siento cómodo así".

Cuando le preguntaron sobre la reacción de los jugadores, Valentine señaló que no hubo aplausos ni abucheos: "No recibí nada de eso".

El veterano dominicano David Ortiz ni se inmutó.

"No estamos aquí para beber. Estamos aquí para jugar beisbol", explicó el toletero. "Esto no es una cantina. Si quieres beber, bebe en casa".

En la temporada anterior los Red Sox tuvieron foja de 7-20 en septiembre y dejaron ir una ventaja de nueve juegos en la División Este de la Liga Americana.

Luego que el equipo entonces dirigido por Terry Francona no llegó a los playoffs, el periódico Boston Globe informó que varios abridores, como Josh Beckett, John Lackey y Jon Lester, se la pasaban tomando cerveza y comiendo pollo frito durante los partidos en los días que no lanzaban.

Beckett y Lester dijeron la semana pasada que se cometieron errores en la campaña pasada, y prometieron que no volverían a ocurrir.

Valentine ha tomado medidas para que así sea.