Un fuerte sismo de 6,8 grados de magnitud sacudió el suroeste de Siberia el domingo por la tarde, el segundo en la región en dos meses, aunque no se reportaron daños o heridos al momento, informaron funcionarios.

Residentes de edificios de apartamentos dijeron que las cosas se cayeron de sus sitios y las ventanas se rompieron durante el sismo, reportó la agencia de noticias RIA Novosti.

El centro del sismo se ubicó a unos 11,7 kilómetros (7,3 millas) bajo la superficie, informó el Servicio sismológico de Estados Unidos, 100 kilómetros (62 millas) al este de Kyzyl, capital de la república rusa de Tuva, y unos 892 kilómetros (554 millas) al noroeste de Ulaanbator, Mongolia.

Un sismo de similar magnitud azotó el mismo punto en diciembre. Aquel movimiento telúrico daño decenas de edificios, incluyendo un puente sobre el río Yenisei hacia Mongolia.

"Por el momento, no tenemos información sobre ningún herido o edificios destruidos", dijo Stanislav Aivazov, funcionario de los servicios de emergencia en Siberia. "Nuestros especialistas inspeccionan la situación en la región".

Trabajadores reportaron haber sentido el sismo en la planta hidroeléctrica de Sayano-Shushenskaya, la más grande de Rusia, localizada a más de 300 kilómetros (180 millas) del epicentro.

El temblor también se sintió en Krasnoyarsk, una ciudad importante a unos 1.000 kilómetros (600 millas) de distancia, dijeron funcionarios.