La conducción del grupo Hamas abandonó su base establecida hace mucho tiempo en Siria debido a las medidas de fuerza del régimen contra opositores en el país, dijo el domingo en entrevista con la The Associated Press el segundo miembro más importante del movimiento islámico en su residencia nueva en las afueras de El Cairo.

Moussa Abu Marzouk señaló además a la AP que un acuerdo de unidad entre Hamas y su adversario político, el presidente palestino Mahmoud Abbas, enfrenta grandes obstáculos a pesar de valoraciones optimistas realizadas en público por ambas partes.

Un acuerdo de unidad logrado a inicios de este mes en Doha, Qatar, tenía la intención de terminar más de cuatro años de gobiernos palestinos separados: uno administrado por Hamas en la Franja de Gaza y el otro por Abbas, con el respaldo de occidente, en Cisjordania. Como parte del acuerdo, Abbas iba a encabezar un gobierno interino de unidad antes de las elecciones generales.

Sin embargo, una serie de reuniones en El Cairo esta semana entre políticos palestinos, incluidos Abbas y el jefe de Hamas, Khaled Mashaal, no lograron acercar más a las partes para establecer tal gobierno, señalaron participantes.

En meses recientes, Hamas se ha distanciado cada vez más de sus protectores Irán y Siria, en parte debido a la campaña sangrienta del presidente sirio Bashar Assad contra opositores al régimen.

Al mismo tiempo, Hamas se ha acercado más a su movimiento progenitor, la Hermandad Musulmana, proárabe, la cual obtuvo provecho político de las insurrecciones de la Primavera Arabe y ha tratado de posisionarse como un partido de mente abierta para ampliar su atractivo electoral.

No obstante, directivos de Hamas subestimaron los reportes sobre el éxodo de Siria por parte del movimiento.

Abu Marzouk dijo el domingo que Hamas aún tiene oficinas en Siria, pero admitió que "prácticamente, ya no estamos en Siria porque no podíamos realizar nuestras tareas ahí".

Abu Marzouk se mudó a una casa de campo en las afueras de El Cairo, donde utiliza el segundo piso como oficina. Previamente, bajo el embargo israelí y egipcio sobre la Franja de Gaza, sólo aquellos con residencia en Gaza podrían vivir ahí, y muchos dirigentes de alto rango de Hamas vivían a las afueras del pequeño enclave costero.