Los países desarrollados y emergentes agrupados en el G20 condicionaron cualquier aumento en los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) a que primero Europa fortalezca su barrera financiera y calmen las preocupaciones sobre la actual crisis de deuda de la zona euro.

Los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 acordaron el domingo aguardar los resultados de una reunión en marzo de Europa, en la que se prevé abordarán la posibilidad de incrementar su barrera financiera anticrisis, antes de avanzar en las pláticas sobre un aumento de los recursos FMI.

"Los países de la zona euro replantearán la fortaleza de sus mecanismos de apoyo en marzo. Eso proporcionará un aporte esencial en nuestras consideraciones para movilizar recursos al FMI", señaló el G20 en un comunicado final de un encuentro de dos días de sus ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales.

El vicepresidente para asuntos económicos y monetarios de la Comisión Europea, Olli Rehn, dijo el domingo en rueda de prensa que confiaba que "en el curso de marzo" los líderes de Europa fortalecerán la barrera financiera, conocida como "firewall" o "cortafuegos".

"La prevención es siempre mejor que la corrección y, de hecho, mientras tengamos un 'cortafuegos' suficientemente fuerte, seremos más capaces de contener la turbulencia en los mercados que podrían regresar, a pesar de que hemos experimentado un cierto periodo de estabilización recientemente", dijo Rehn.

La directora del FMI, Christine Lagarde, dijo por su parte que la expectativa de que Europa incremente su "cortafuegos" es ampliamente compartida entre los miembros del G20.

"Todos esperan que la zona euro fortalecerá su 'cortafuegos' y garantizará que es tanto adecuada como creíble, antes de ver el incremento del poder del Fondo (Monetario Internacional)", comentó en una rueda de prensa.

Mientras, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, dijo que hay un consenso de que el FMI no puede constituirse como un sustituto por la falta de un "cortafuegos" europeo más fuerte.

"El FMI no puede avanzar sin que haya más claridad en los planes de Europa", señaló.

El FMI tiene prevista para abril su reunión de primavera, en la cual espera analizar los alcances de las decisiones tomadas en Europa para fortalecer sus barreras anticrisis.

En el encuentro del G20 no se abordaron los posibles montos que deberían tener el "cortafuegos" europeo ni los recursos adicionales que se le podrían inyectar al FMI.

"No se abordó el tema de montos... es un tema que va a ser secuencial, donde se irán trabajando de aquí a las reuniones de primavera del FMI en vías paralelas: primero en Europa y de eso tendremos resultados en marzo y después, con base en esos resultados, se seguirá construyendo en el FMI", dijo el gobernador del banco central de México, Agustín Carstens.

Mientras las delegaciones han sido cautas sobre el monto que se necesitaría para esa barrera financiera, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo ha sugerido que debería ser de al menos un billón de dólares o incluso de euros.

El actual fondo de estabilización europeo tiene recursos por 500.000 millones de euros.

Geithner dijo que los recursos del "cortafuegos" deben ser "amplios... pienso que ellos (los europeos) entienden eso.

Agregó que "el G20 está comprometido con asegurar que el FMI tenga los recursos necesarios para ayudar a sus miembros a lidiar con los riesgos de Europa".

Alemania, un actor clave europeo, llegó al encuentro del G20 con una oposición a incrementar la barrera anticrisis de Europa, con el argumento de que sólo daría un estímulo a corto plazo para enfrentar la crisis de deuda en la eurozona y desincentivaría las reformas a largo plazo.

Una funcionaria del G20, que habló con algunos reporteros a condición de no ser identificada, consideró que Alemania reconoce la necesidad de fortalecer la barrera, aunque tiene que proceder cuidadosamente para primero conseguir el apoyo legislativo para el paquete de ayuda para Grecia — que será votado el lunes por su Parlamento — para después calcular los tiempos que lleven a un posible incremento en fondos de estabilización.

El G20 ha reconocido las medidas que ha tomado Europa, como la aprobación a nivel gobiernos de un segundo paquete de rescate financiero para Grecia por 130.000 millones de euros (unos 173.000 millones de dólares).

Grecia, uno de los países más afectados por la crisis de deuda, recibió un primer de rescate por 110.000 millones de euros (unos 146.000 millones de dólares).

El G20 agrupa a las principales economías del mundo y las naciones emergentes más importantes, entre ellos Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil y China.

En conjunto, los países del G20 representan un 90% del producto interno bruto del mundo y dos tercios de la población total.