Franck Ribery anotó dos veces y el Bayern Munich derrotó el domingo 2-0 al Schalke en la Bundesliga para ponerle un alto a la sensación de crisis que rodeaba al peso pesado del fútbol alemán.

Sin embargo, el líder Borussia Dortmund volvió a poner cuatro puntos de distancia sobre Bayern al lograr una peleada victoria 3-1 como local sobre Hannover. El campeón vigente llevó así su invicto a 17 partidos.

Tras la 23ra fecha y a once del final, Dortmund suma 52 puntos, seguido por Bayern con 48, Borussia Moenchengladbach con 47 y Schalke con 44.

Bayern arrancó el día en el tercer puesto tras empatar el fin de semana pasado 0-0 en la cancha del colista Friburgo. Entre semana, sufrió una derrota 1-0 en su visita al Basilea suizo en el partido de ida por los octavos de final de la Liga de Campeones.

El presidente honorario Franz Beckenbauer dijo que el del domingo era "el partido más importante de la temporada".

Ribery fue toda una pesadilla para la defensa del Schalke. Abrió la cuenta a los 36 minutos en una bonita maniobra individual, en la que primero desairó al portero Timo Hildebrand y al final quedó con el arco a disposición para empujar el balón al fondo.

El extremo francés marcó su segundo poco después de comenzado el segundo tiempo al combinarse con Thomas Mueller por la banda izquierda y rematar una pelota que se desvió para el 2-0 definitivo a los 55.

"No es fácil para nosotros en estos momentos, pero era vital que mostráramos una reacción", dijo Ribery. "Schalke es un buen equipo y estos tres puntos son importantes".

En Dortmund, el delantero polaco Robert Lewandowski hizo dos goles, se perdió uno cantado al inicio, estrelló un remate en un palo y tuvo un tanto anulado.

Lewandowski anotó a los 27 y 54 minutos para llegar a 16 goles en la liga. El marfileño Didier Ya Konan descontó a los 60, un minuto después de entrar como suplente, y Hannover estuvo cerca del empate, pero finalmente Ivan Perisic cerró el 3-1 en tiempo de descuento.