El director de "La separación" bromeó que la mayor diva en el plató de su cinta nominada al Oscar fue nada menos que su hija.

Durante un simposio con los directores que compiten el domingo por el Oscar a la mejor película de lengua extranjera en la 84 entrega de los Premios de la Academia, Asghar Farhadi dijo que su hija, Sarina Farhadi, quien interpreta a la hija de 11 años de una pareja iraní separada, fue con quien más se le dificultó trabajar en la película, que también está nominada al mejor guión original.

"Cuando estaba trabajando con otros actores o actrices, por el respeto que me tenían, accedían a lo que les pedía que hicieran, incluso si no estaban convencidos, pero éste no era el caso con mi hija", dijo Farhadi por medio de un traductor el sábado en la mañana en la sede de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Farhadi reveló que no suele explicarle completamente la trama de sus cintas a los niños actores porque "entre menos sepan los chicos, trabajan mejor"; con "La separación", considerada la favorita para el Oscar a la mejor cinta extranjera, el asunto fue diferente. Farhadi dijo que su hija estaba profundamente involucrada con la historia incluso antes que él terminara el guión.

Sarina podría ser el amuleto de Farhadi. "La separación" ya ha cosechado varios honores esta temporada de premios, llevándose el César, el Guldbagge y el Spirit al cine independiente, así como un Globo de Oro. También se ha destacado en festivales de cine y ha sido incluida en las listas de la crítica de las 10 mejores películas del año.

"La separación" de Irán competirá con el drama delictivo "Roundskop" ("Bullhead") de Michael R. Roskam, de Bélgica; con "Monsieur Lazhar" de Canadá, dirigida por Philippe Falardeau y que narra la historia de un profesor inmigrante sustituto; con la saga israelí "Shkolnik Ha'ben" ("Footnote") de Joseph Cedar, sobre erudición del Talmud; y con el drama polaco de la Segunda Guerra Mundial "W ciemnosci" ("In Darkness") de Agnieszka Holland.

Holland tuvo otro tipo de exigencias para los niños en su cinta, basada en la historia verdadera de Leopold Socha, un delincuente polaco que ocultó a judíos de los nazis durante la guerra. Necesitaba que Milla Bankowicz y Oliwer Stanczak, actores que interpretan a niños judíos que vivían en los canales del desagüe de la ciudad de Lviv, no se sintieran incómodos en un sitio oscuro, sucio e infestado de ratas.

"Mi temor más grande fue que les tuvieran miedo", dijo Holland. "(Los personajes) habían soñado con conocer a las ratas y jugaron con ellas como mascotas, al igual que lo hicieron los niños verdaderos, Krystyna y Pavel".

___

En Internet:

http://go.oscar.com/

___

El reportero de AP Derrik J. Lang está en Twitter: http://www.twitter.com/derrikjlang/.