Tres militares murieron y 20 más resultaron heridos el sábado en el noroeste del país luego de que un soldado, aparentemente en un arranque de locura, activó una granada de mano.

La VII División de Ejército, con sede en la ciudad de Medellín, a unos 250 kilómetros al noroeste de la capital, informó en un comunicado de prensa que están investigando las causas del incidente.

El mayor Libardo Martín, de la VII División, explicó telefónicamente que el grupo de militares estaba patrullando en zona rural de Dabeiba, a unos 355 kilómetros al noroeste de Bogotá, cuando ocurrió la explosión de la granada.

"Se estudia la conducta del soldado profesional Jefferson García Alvarez, quien al parecer activó la granada de mano accidentalmente", agregó el boletín oficial.

García Alvarez resultó ileso en el incidente y está detenido, advirtió Martín.

Al menos siete de los lesionados, que "sufrieron heridas de consideración", fueron trasladados a centros hospitalarios de Medellín y de la ciudad de Montería, capital del departamento de Córdoba, 500 kilómetros al noroeste de Bogotá.

El comandante del Ejército, general Sergio Mantilla, dijo a los periodistas que "la investigación preliminar arroja que uno de los miembros de la unidad lanzó, en un momento de locura, de no pensar las cosas, una granada".

La VII División dijo que "dispondrá de los medios necesarios para aclarar este suceso".