Un vehículo cargado de explosivos fue detonado el viernes a la entrada del recinto presidencial de una ciudad meridional yemení, matando por lo menos a 25 personas, dijo un funcionario de salud, horas después que el nuevo presidente prestara juramento de cargo y prometiera combatir a al-Qaida.

Un funcionario de seguridad dijo que fue un ataque suicida el de la ciudad de Mukalla, en la provincia de Hadramout, y que tiene todas las características de una operación del grupo islamista. No precisó el número de muertos. Tanto al-Qaida como los secesionistas meridionales suelen actuar en la región.

Ambos funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a dialogar con la prensa.

Ahmed al-Rammah, quien fue testigo de la explosión, dijo por teléfono desde Mukalla que vio una camioneta tipo pickup acercándose lentamente a la entrada del complejo mientras salían soldados. Luego estalló, dijo.

La explosión ocurrió poco después de jurar su cargo el presidente Abed Rabbo Mansur Hadi, como sucesor del añejo veterano mandatario Alí Abdalá Salé, tras unos comicios que tuvieron como fin concluir un año de agitación y violencia política.

La comisión electoral de Yemen dijo el viernes que el 65% de los electores empadronados en el país votaron por el vicepresidente Abed Rabo Mansur Hadi, el único candidato de los comicios presidenciales de esta semana que buscan poner fin a meses de agitación política.

El jefe de la Comisión Electoral, Mohamed al-Hakimi, dijo el viernes que Hadi, el único candidato en la boleta, se llevó 6,6 millones de votos de unos 10,2 millones de sufragios potenciales. Las 25.000 boletas restantes fueron declaradas inválidas. Hadi, quien era el vicepresidente de Salé, fue formalmente nombrado presidente el sábado luego de unas elecciones presidenciales con un solo candidato efectuadas esta semana.

Salé regresó a Yemen el sábado temprano luego de haber pasado tres semanas en Estados Unidos recibiendo tratamiento médico por las heridas que padeció en un ataque con cohetes en contra el complejo presidencial en junio.

Salé es el cuarto líder árabe depuesto en la revolución que vive el mundo árabe.