Dos aviones militares de transporte C-130 aterrizaron el sábado con 17 toneladas en monedas de oro y plata recuperadas de un galeón hundido por los británicos en 1804, poniendo fin a una odisea de 200 años que llevó el pleito por su pertenencia a los tribunales de la Florida.

Los aviones transportaban 594.000 monedas y otros artefactos recuperados por el gobierno español tras cinco años de batalla legal con la empresa estadounidense de salvamentos marítimos Odyssey Marine Exploration, que se llevó el pecio a Estados Unidos en mayo del 2007.

Los escafandristas de Odyssey encontraron el tesoro entre los restos del galeón Nuestra Señora de las Mercedes, en aguas del Atlántico frente a la costa de Portugal y muy cerca de Gibraltar. La marina real británica lo hundió cuando enfilaba hacia el puerto naval de Cádiz procedente de Sudamérica.

El valor de las monedas fue calculado en unos 500 millones de dólares para los coleccionistas, que lo habría transformado en el pecio de mayor valor en la historia naval.