Las ganancias netas de la automotriz alemana Volkswagen AG se duplicaron con creces el año pasado al aumentar sus ingresos más de una cuarta parte, además que se benefició de factores contables relacionados con su compra de Porsche pese a que la operación se encuentra atascada por motivos legales.

Volkswagen ganó 15.410 millones de euros (20.500 millones de dólares) en el 2011, según una declaración preliminar de resultados, frente a 6.840 millones el año anterior y un pronóstico de 13.900 millones de euros de los analistas.

La empresa, que anunciará la totalidad de sus resultados el 12 de marzo, no aportó más estadísticas trimestrales.

Los ingresos aumentaron un 26% a 159.300 millones de euros de 126.900 millones de euros en el 2010, frente al pronóstico de 156,2 millones de euros de la firma Factset.

Volkswagen vendió casi 8,27 millones de vehículos el año pasado, un aumento del 14,7% frente a los 7,2 millones del año anterior, con lo que aventajó a la japonesa Toyota.

La empresa dijo que sus beneficios prefiscales en el 2011 fueron de 18.930 millones de euros frente a los 8.990 millones el año anterior. Atribuyó el aumento a los "efectos positivos a las inversiones contabilizadas en acciones" y la adquisición de Porsche.

La compra de Porsche se encuentra atascada por temas legales, aunque ambas empresas cooperan ya extensamente.

Volkswagen anunció el viernes que propondrá aumentar su dividendo de acciones ordinarias a tres euros frente a los 2,20 euros del año pasado y en las acciones preferentes a 3,06 euros de 2,26 euros.

Las acciones de la empresa caían un 0,3% a 138,8 euros en la bolsa de valores de Francfort.