El ex juez argentino Otilio Romano, destituido en Argentina por supuesta complicidad en 103 crímenes de lesa humanidad, fue detenido el viernes por orden de un magistrado de la Corte Suprema, que ordenó su arresto domiciliario nocturno.

La oficina de comunicaciones del Poder Judicial informó a The Associated Press que el ministro Sergio Muñoz ordenó detener a Romano luego de recibir documentos enviados por la justicia argentina con un detalle de los cargos de violaciones a los derechos humanos que pesan sobre el ex juez, para decidir su eventual extradición.

Romano fue detenido en el cercano y exclusivo balneario de Reñaca y trasladado ante la presencia del juez Muñoz, en los tribunales de justicia de Santiago. Muñoz ordenó su arresto nocturno mientras se decide sobre su extradición a Argentina.

La defensa de Romano alegó que su cliente padece de hipertensión arterial, por lo que solicitó medidas cautelares menos estrictas que la detención. En la práctica, Romano disfrutará de la misma libertad que tenía hasta ahora, pues podrá pasar todo el día en la calle, si así lo desea.

Si la justicia chilena favorece la extradición de Romano, éste puede apelar a la sala penal de la Corte Suprema.

Romano huyó de Argentina el 24 de agosto de 2011 horas antes DE que el Consejo de la Magistratura lo suspendiera de su cargo y decidiera el inicio de un juicio político en su contra. Posteriormente, en diciembre, fue destituido por no investigar 103 delitos de lesa humanidad en 1975 y durante la dictadura militar argentina de 1976 a 1983.

El ex juez huyó de la provincia cordillerana de Mendoza y solicitó refugio político en Chile, que le concedió una visa temporal de ocho meses mientras se investiga su situación.

Según el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados de la Nación de Argentina, Romano, como juez de la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, escuchó a personas abusadas por las fuerzas militares y policiales que "dieron detalles de los tormentos padecidos y el lugar de su comisión, por lo que resultaba casi una obviedad investigar cuál fue la autoridad que llevó a cabo los procedimientos".

Pero Romano "no cumplió con el deber de obrar consistente en promover, impulsar o sugerir pruebas tendientes a la investigación de los delitos denunciados y sólo propició su archivo cuando se contaban con nuevos e importantes elementos para profundizarla", establece el dictamen Jurado.

El Jurado de Enjuiciamiento también criticó "la impropia actitud que el magistrado mantiene en la actualidad al no haberse presentado a estar a derecho ante la jurisdicción que lo reclama y haber solicitado asilo en el extranjero, persistiendo de esta forma en otra postura omisiva que agrava aún más su disvalioso proceder".

La decisión de detener a Romano, y su eventual extradición, se registra a 20 días de la anunciada visita oficial de la presidenta Cristina Fernández a Chile, quien había declarado sobre Romano: "Ya lo vamos a traer, lo traerá la justicia".

A comienzos de mes Romano fue descubierto caminando por las calles del exclusivo balneario chileno de Reñaca por un fotógrafo quien lo llamó con un grito. En vez de volverse, el destituido camarista corrió hasta subirse en un autobús del transporte público.