Un inmigrante hispano sin papeles ha interpuesto una demanda en Connecticut para denunciar que su retención por parte de los servicios de inmigración es inconstitucional.

Sergio Brizuela, un residente del pueblo de East Haven, podría gozar ya de su libertad después de pasar casi tres meses en prisión y habiendo cumplido su sentencia. Sin embargo, una orden de retención por parte de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) le colocó bajo custodia de la agencia, que le mantiene encerrado en una prisión de Massachusetts.

Brizuela fue arrestado en noviembre tras verse involucrado en una pelea en un bar, dijeron sus abogados. Se declaró culpable de dos delitos menores: interferir con actividad policial y perturbar la paz pública.

Las cosas se complicaron para el inmigrante cuando ICE presentó la orden de retención — conocida en inglés como "detainer" — y que ordena a la prisión mantener tras las rejas al arrestado durante un periodo de 48 horas en el que se determina si debería quedar bajo custodia de las autoridades federales. ICE tomó custodia de Brizuela después e inició un proceso de deportación.

"Lo que creemos es que el Departamento de Prisiones de Connecticut no tiene autoridad legal para hacer cumplir las órdenes de retención de ICE y por eso presentamos esta demanda", dijo Travis Silva, miembro de la clínica de inmigración y derechos de los trabajadores de la facultad de derecho de la Universidad de Yale, que actúa como defensor de Brizuela.

La demanda justo llega en el momento en que el programa federal Comunidad Seguras se activa en su totalidad en el estado de Connecticut. A través del controvertido programa, las huellas dactilares de inmigrantes detenidos son enviadas al FBI, quien a su vez las envía a ICE para determinar el estatus migratorio del arrestado.

"Creemos que Comunidades Seguras va a provocar ahora un número mucho mayor de arrestados en Connecticut", dijo Cody Wofsy, otro representante de la Universidad de Yale.

La demanda de Brizuela se da también poco después de una fuerte controversia entre la policía de East Haven e inmigrantes hispanos.

El jefe del Departamento de Policía de East Haven, Leonard Gallo, anunció la retirada de su puesto recientemente después de que varios policías fueran acusados de efectuar arrestos injustificados y otras formas de hostigamiento contra residentes de apariencia latinoamericana. Agentes del FBI arrestaron a los cuatro policías el 24 de enero.

Brizuela es el principal demandante del litigio contra el Departamento de Prisiones de Connecticut. La demanda es colectiva y representa a todas las personas detenidas bajo el departamento por haber sido blanco de una orden de retención de ICE.

Silva dijo que se desconoce la cifra exacta de inmigrantes detenidos debido a ese motivo pero se calcula que el Departamento de Prisiones de Connecticut mantiene a 500 presos con "detainers", explicó.

Brizuela está prometido a una ciudadana estadounidense, dijo Silva, quien no reveló la nacionalidad del inmigrante por motivos de litigación. Associated Press no pudo realizar de forma inmediata una entrevista con el inmigrante debido a su condición de preso.

Ross Feinstein, portavoz de ICE, confirmó la orden de retención contra Brizuela y aseguró que ICE cumplió con todas las normas al emitirla. La agencia asegura que emite órdenes de retención contra inmigrantes con cargos criminales para asegurar que gente peligrosa no quede en libertad.

El Departamento de Correcciones de Connecticut refirió llamadas a Michael Lawlor, vicesecretario de Políticas de Justicia Criminal y Planeación del estado.

"El hacer cumplir o no órdenes de retención de ICE es una pregunta importante que creemos la corte debería responder", dijo Lawlor a la AP.

El funcionario aseguró que el Departamento de Correcciones pretende aprobar a partir de ahora las órdenes de retención de ICE dependiendo del caso, es decir, teniendo en cuenta la gravedad del crimen cometido por el inmigrante y su historial criminal.

___

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens.