Grecia emitió el viernes una oferta oficial para un intercambio masivo de bonos con bancos y otros inversionistas privados con el fin de eliminar 107.000 millones de euros (142.000 millones de dólares) de su deuda.

El Ministerio de Finanzas emitió una oferta formal a los bancos y otros fondos de inversión bajo la cual se pide a los acreedores que acepten una pérdida en el valor nominal de los bonos que tienen a cambio de nuevos bonos con plazos más largos.

El éxito del acuerdo depende de que haya un elevado nivel de participación. Forma parte integral de un segundo rescate internacional a Grecia, bajo el cual el país recibirá 130.000 millones de euros (174.000 millones de dólares) en préstamos de rescate a cambio de que aplique medidas de austeridad más estrictas.

El canje obligará a los tenedores de bonos soberanos a cambiarlos por otros nuevos con una pérdida del 53,5% del valor nominal de los originales, mayores plazos de vencimiento (de hasta 30 años), y menores intereses: del 2% anual para el 2015, 3% en el 2021 y 4,3% después.

Con todo ello, los tenedores de bonos sufrirán una pérdida superior al 70% en el valor de sus inversiones y activos.

Los tenedores privados de bonos recibirán un pago de 30.000 millones de dólares como parte del canje, procedentes de un segundo plan de rescate de 130.000 millones de euros acordado la semana pasada.

El anuncio oficial siguió a una reunión del gabinete que analizó la adopción del nuevo plan de austeridad.

"Hemos realizado un esfuerzo hercúleo — y creemos que hercúleo es la palabra correcta — para satisfacer los requisitos requeridos a fin de que fuera aprobado el plan de rescate y el proceso de canje de bonos con los acreedores privados, que oficialmente será iniciado hoy", dijo a su gabinete el primer ministro Lucas Papademos.

El jueves, el Parlamento aprobó un proyecto de ley de emergencia sobre el canje de bonos, decidido esta semana por las 17 naciones de la eurozona junto con un segundo plan de rescate de 130.000 millones de euros (173.000 millones de dólares).

Sin el acuerdo, el país incurrirá en marzo en el impago de sus bonos soberanos y seguramente sería obligado a abandonar el euro.

Grecia ha sobrevivido desde el 10 de mayo gracias a un primer plan de rescate de créditos internacionales por 110.000 millones de euros (146.000 millones de dólares).

Papademos prometió presentar un proyecto de ley de emergencia para el 29 de febrero, necesario para las nuevas medidas de austeridad, a tiempo para la reunión cumbre del día siguiente en Bruselas de los líderes de la Unión Europea.

___

Elena Becatoros y Demetris Nellas contribuyeron a este despacho desde Atenas, y Juergen Baetz desde Berlín

___

En línea:

Gobierno griego: https://www.bondcompro.com/greeceexchange/pdfs/Greek.Min-Fin-